close
close
Beethoven Herrera Valencia

Ucrania y los ‘patios traseros’

La heroica resistencia de los ucranianos y la explosión de solidaridad del mundo, son lo único rescatable de una tragedia que debió evitarse.

Beethoven Herrera Valencia
POR:
Beethoven Herrera Valencia
marzo 06 de 2022
2022-03-06 04:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2022/04/25/62668db99c0e2.jpeg

Cuando Reagan invadió Grenada en 1983 argumentó la protección de 80 estadounidenses que estudiaban allí, pero de paso expulsó a los cubanos que construían un aeropuerto. Y Putin ha pretendido justificar la invasión contra Ucrania como forma de protección de los pobladores del Dombás de origen ruso, los cuales ( según su discurso),han sufrido ataques del gobierno de Kiev.

Para justificar la anexión de Austria y los sudetes checos a Alemania Hitler argumentó que eran arios-germanos, y con similar argumento Putin anexó Crimea y la Duma ha pedido aceptar el pedido de ingreso a la Federación Rusa que Donetzk y Lugansk han hecho tras declarar su independencia de Ucrania, con apoyo de Moscú.

En el anuncio de la invasión, Putin recordó los ataques norteamericanos a Belgrado, Libia, Afganistán y Siria, como pretendida justificación. Y agregó que la invasión de Irak, no apoyada por la ONU, se hizo argumentando la existencia de armas de destrucción masiva que nunca se encontraron. Por su papel como Secretario de Estado de George W Bush al mostrar fotos falsificadas de supuestos emplazamientos de misiles, Colin Powell se disculpó recientemente, antes de morir.

El juego bipolar de áreas de influencia en las que cada potencia puede actuar sin limitaciones, incluso violando la autodeterminación de los países, fue denominado por Brézhnev “soberanía limitada” de los aliados: se mantuvo por medio siglo y la creíamos superada… ¡La violenta incursión rusa en Ucrania demuestra lo contrario!

En 1954 tropas armadas por EE. UU. en Honduras y Nicaragua, gobernada por Somoza, invadieron Guatemala para derrocar al presidente constitucional Jacobo Arbenz Guzmán y en 1956 las tropas rusas invadieron Budapest para frenar las reformas democráticas impulsadas por Imre Nagy, a quien fusilaron.

En 1965 militares que habían derrocado al presidente constitucional dominicano, el liberal Juan Bosh, pidieron la intervención de EE. UU. y los marines llegaron para impedir el retorno al poder del presidente legítimo. Solo tres años más tarde las ropas rusas ingresaron a Checoslovaquia para deponer al Primer Ministro, Alexander Dubceck, y reversar su programa de reformas democráticas.

Las tropas soviéticas invadieron Afganistán en 1978 empezando un proceso que duro ocho años, dejó un millón de soldados muertos e incidió en la caída del sistema soviético. Del otro lado el 20 de diciembre de 1989 los estadounidenses bombardearon Panamá, asesinando a mas de medio millar de militares y civiles, sólo porque el dictador Noriega pidió el retiro de la Escuela de las Américas, a la que denominó “Escuela de Criminales”. Alvin Toffler ha dicho que “dicha invasión se hizo para probar las armas nocturnas que se utilizarían meses después en la Guerra del Golfo”.

Ha quedado demostrada la inoperancia de las instituciones internacionales y la incapacidad de analistas y estrategas  para detectar las estrategias y frenar las agresiones. La heroica resistencia de los ucranianos y la explosión de solidaridad del mundo, son lo único rescatable de una tragedia que debió evitarse.

BEETHOVEN HERRERA VALENCIA
Profesor universidades: Nacional, Externado y Magdalena

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes