Beethoven Herrera Valencia
columnista

¡Y los inmigrantes pagaron con fútbol!

Francia inscribió a 15 hijos de inmigrantes entre sus 23 jugadores que ganaron el Mundial. 

Beethoven Herrera Valencia
POR:
Beethoven Herrera Valencia
agosto 11 de 2018
2018-08-11 03:39 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

Mientras las embarcaciones de inmigrantes eran rechazadas y algunas naufragaban en el Mediterráneo, varios equipos que llegaron a las finales en Rusia incluían descendientes de inmigrantes africanos.

Francia, que eligió a Macron deteniendo así el avance de movimientos xenófobos, inscribió a 15 hijos de inmigrantes entre sus 23 jugadores, mientras los gobiernos fracasaban a la hora de acordar un manejo conjunto de la inmigración y al tiempo que Trump maltrataba a la canciller Merkel por su apertura a los inmigrantes, Pogba, Mbappé, Kanté y Umtiti, llevaban a Francia al título diez años después de que lo hubieran logrado los afros Desailly, Henry, Thuram y Viera, unidos a Zidane -árabe- y Djorkaeff, armenio. Refiriéndose al equipo de 1998 y a su capitán el derechista Jean Marie Le Pen llegó a afirmar: “ese equipo no refleja bien a Francia…y ese árabe no canta el himno”.

Después de una oleada de incendios producidos por jóvenes rebeldes el entonces presidente Sarkozy, descendiente húngaro, dijo: “yo ayudaré a limpiar esa basura (racaille)” y el campeón Thuram le respondió: “a mí también me llamaban ‘basura’ pero yo sólo quería trabajar”. Por el heroismo de rescatar a un niño atrapado en un edificio, el gobierno francés concedió la ciudadanía y un empleo temporal como bombero a un inmigrante de Malí. También de Malí desciende Ngolo Kanté, quien ayudaba a su padre a recoger basura para reciclar en las calles de París el mismo año que Deschamps, Zidane y compañía se coronaban campeones.

Tras la victoria del 98 se proyectó la imagen de Zidane en el Arco del Triunfo y en Moscú Macron besó la frente de Mbappé, la gran revelación del Mundial, quien con tan sólo 19 años opacó a Ronaldo, Neymar y Messi. Un simbolismo de la forma en que la inmigración ha ayudado a Francia a reconocerse como un país plural, es el hecho de que las celebraciones son presididas por la alcaldesa de Paris, la hispano-francesa socialista, Anne Hidalgo, hija de republicanos que emigraron por causa del franquismo.

En la semifinal de España 82, el portero alemán Schumacher pateó la cara de Battiston ocasionándole una conmoción cerebral, la fractura de una vértebra y arrancándole dos dientes. Fué tal la desaprobación que ese hecho generó, que el gobierno germano exigió al golero ir hasta Francia a disculparse. Es muy poco probable que un contrario intentase una agresión similar al frágil Griezmann si tiene la guardia pretoriana formada por Pogba, Matuidi y Kanté.

Mina, pese a ser defensa y valiéndose de su 1.95 de estatura, fue el goleador colombiano, motivado por reivindicarse y dedicar los goles a su natal Guachené, poblado por descendientes de esclavos y declarado municipio apenas hace 15 años.

En Bélgica se destacó el desempeño de Lukaku y Kompany, de ascendencia congoleña, así como Chadli y Fellaini –provenientes de Marruecos- y el martiniqués Witsel. Por su parte, Inglaterra también contó con jugadores descendientes de inmigrantes, como Sterling y Young de Jamaica y el africano Dele Ali de Nigeria. Y su capitán fue el irlandés Harry Kane, máximo goleador del mundial.

En Inglaterra 66, Portugal alineó a Eusebio nacido en Mozambique y conocido como la “pantera negra” quien fue el goleador. Fue Holanda el primer país en establecer esa política de incorporación de inmigrantes caribeños en su selección. En Alemania 74, Cruyff junto con Neeskens, Rensenbrink y los gemelos Van de Kerkhof llegaron a la final, pero la asociación de Van Basten con los afros Ruud Gullit y Franz Rikjaard produjo un equipo de altísimo nivel.

El éxito de Mbapeé quien creció en Bondy (barrio pobre y violento de la periferia de Paris), se puede explicar porque su padre, oriundo de Camerún y entrenador deportivo lo matriculó en una escuela de fútbol a los 11 años y su madre argelina fue jugadora de balón mano. Su humildad quedó reflejada cuando después de marcar 27 goles en su primer año al lado de Falcao (quien marcó 30) dijo: “mi mayor suerte es haber comenzado mi vida profesional al lado de un gran goleador como Falcao”.

Esta política de incorporación de afros en el equipo no ha estado exenta de debates. Por ejemplo, el anterior seleccionador francés Laurent Blanc, generó polémica al sugerir una cuota de blancos para asegurar su presencia en los equipos, pues por la mayor fortaleza de los negros, los blancos podrían llegar a quedar marginados. La idea no prosperó…
El fenómeno del terrorismo ha atacado severamente a Francia, y si bien está controlado, ha dejado cuestiones por responder: Por ejemplo: “¿por qué razón una parte de los terroristas eran nacidos en Francia? Y ¿por qué ha habido franceses blancos yendo a luchar al lado del Estado Islámico?. En mi primera visita a Francia recorrí el Paseo de los Ingleses en Niza, justamente donde hace un año en la celebración del 14 de julio un musulmán estrelló un camión contra la multitud matando a 84 transeuntes y dejando a decenas de heridos.

El éxito de “les bleus” en este Mundial se podría resumir en las declaraciones de Antoine Griezman, quien recuerda haber ido a pedir autógrafos a los campeones de 1998: “somos un grupo muy unido”.

Beethoven Herrera Valencia

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado