Beethoven Herrera Valencia
Columnista

Zarpazos a la seguridad social (II)

En 1980, juez Gilberto Cortés absolvió a Agudelo Villa de culpa, porque cargos contra directivos del Grupo Grancolombiano eran rigurosamente exactos.

Beethoven Herrera Valencia
POR:
Beethoven Herrera Valencia
marzo 07 de 2021
2021-03-07 06:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

Los fondos acumulados en los sistemas seguridad social suelen ser cuantiosos y se aportan en función de financiar la salud, las pensiones y los riesgos profesionales; y como los pagos se harán a futuro a medida que las personas se enferman, se accidentan o se van pensionando, algunos gobiernos y empresarios se interesan por utilizarlos con el argumento de financiar el desarrollo en lugar de mantenerlos inmovilizados.

El exministro y exparlamentario Hernando Agudelo Villa realizó grandes denuncias para mostrar el peligro de la concentración del poder económico, por el riesgo de que abusaran de la confianza de los ahorradores y accionistas, incluso incurriendo en infracciones legales.

Agudelo Villa denunció el desfalco financiero causado por Jaime Michelsen Uribe, propietario del Grupo Grancolombiano con la adquisición de empresas tomando abusivamente los ahorros que los ciudadanos habían depositado en el Banco de Colombia, matriz de ese conglomerado. Y abusando de su poder logró la aprobación de un crédito para usar recursos del Seguro Social y con ellos comprar acciones de empresas hasta volverse socio mayoritario.

La Corporación Grancolombiana registró solo en 1977 un aumento de depósitos a término por $2.747,3 millones de los cuales $732 millones provenían de préstamos del Instituto de los Seguros Sociales. Y además denunciaba Agudelo Villa que otras instituciones públicas también entregaron cuantiosos recursos a esa Corporación.

Frente a tales denuncias Jaime Michelsen dijo que estaban motivadas políticamente y en defensa de su actuación negaba haber adulterado documentos para ningún género de operación. Además argumentaba que el incremento de capital de su grupo se había logrado captando ahorros mediante la emisión de acciones y demandó al exministro Agudelo Villa por calumnia, injuria y por atentar contra la economía nacional.

El 27 de junio de 1980, el juez Gilberto Cortés Nomeling absolvió a Agudelo Villa de toda culpa, porque los cargos contra los directivos del Grupo Grancolombiano eran rigurosamente exactos y soportados en pruebas documentales. Y frente a la apelación que interpuso el banquero, el 16 de diciembre de 1980, el Tribunal Superior de Bogotá confirmó el sobreseimiento definitivo a favor del exministro argumentando que: “Está demostrado que los hechos denunciados por el doctor Agudelo Villa tuvieron existencia”.

Resulta claro que el Grupo Grancolombiano aprovechó su poder monopólico en el sector financiero para realizar ventas y compras simultáneas en corto tiempo de acciones de las empresas anteriormente mencionadas, para inflar su cotización o generar caídas de sus precios, manipulando las cotizaciones y dando señales falsas al mercado para beneficio propio mediante operaciones ficticias.

Esas operaciones fueron denunciadas por tratarse del uso de recursos públicos por medio de préstamos, principalmente del Seguro Social, generando inseguridad en el mercado y a través de ello, revender luego esas acciones a mayores precios, obviamente manipulados.

Beethoven Herrera Valencia
​Profesor, universidades Nacional y Externado
beethovenhv@gmail.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes