Beethoven Herrera Valencia

Turismo sostenible

Beethoven Herrera Valencia
POR:
Beethoven Herrera Valencia
enero 27 de 2014
2014-01-27 03:33 a.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/23/56ccbf720e655.png

Los efectos que la globalización ha producido en el medio ambiente, la ausencia de consulta con las comunidades, las prácticas de soborno a funcionarios, evasión de impuestos o la utilización de trabajo infantil, han generado quejas de las comunidades. Por ello se está adoptando un enfoque de sostenibilidad, que busca garantizar que las empresas sean tecnológica y financieramente viables, al tiempo que protegen el ambiente, respetan a las comunidades y evitan prácticas discriminatorias.

En esa línea se promulgó la Norma Técnica Sectorial de Turismo Sostenible (NTS-002) del 2007, y la nueva Ley de Turismo 1558 del 2012 estableció la obligatoriedad para los hoteles de certificarse en el marco de dicha norma.

Por haber sido el Hotel El Campín (tres estrellas) el primero en certificarse, tener el Sello Verde Ambiental otorgado por el Ministerio de Ambiente y disponer de la certificación Caribbean Soul para su restaurante, la administradora Diana Milena Santamaría Rojas asumió el análisis de la experiencia de dicho hotel como objeto de su monografía para optar al título de maestría en la Universidad Nacional.

La conclusión del trabajo es que aplicando dichas normas se ahorra en el consumo de energía y agua, pero a partir de entonces las nuevas reducciones de costos dependerán de la adopción de nuevas tecnologías, y ello debería reflejarse en la rentabilidad del hotel, en su posicionamiento en el mercado y en la calidad de vida del entorno. Adicionalmente, el hotel ha incorporado en sus políticas el combate a la explotación sexual de menores, ha involucrado a trabajadores y huéspedes en la cultura de sostenibilidad, difunde el arte autóctono y facilita la venta de artesanías a microempresarios.

Paradójicamente, aunque sería de esperar una respuesta positiva de los consumidores, las estadísticas demuestran que el hotel ha visto reducido el nivel de ocupación, lo cual constituye un motivo de preocupación. La primera interpretación que surge ante esta grave contradicción es que los consumidores deciden su alojamiento en función prevalentemente del menor costo, lo cual opera para grupos, clientes corporativos y turismo individual y familiar. Al parecer, incluso las entidades públicas cuando deciden sobre el alojamiento para sus funcionarios, toman en consideración la variable de menor costo, sin considerar que el hotel disponga o no de una política de responsabilidad social empresarial. Ha habido incluso reclamos a entidades del Gobierno por alojar a sus funcionarios durante eventos internacionales en hoteles informales.

El gerente del hotel El Campín, Jorge Maichel, explicó la baja en la ocupación por el desfase entre la creciente oferta de habitaciones frente a una demanda que no crece al mismo ritmo, y a las políticas de cadenas internacionales que optan por derrumbar los precios para capturar el mercado sin tener en cuenta criterios ambientales ni de responsabilidad social empresarial.

Beethoven Herrera Valencia

Profesor de las U. Nacional y Externado

beethovenh@hotmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado