Camilo Herrera Mora
Columnista

Ambidiestro

Cada vez hay más personas que no son de izquierda o de derecha, sino ambidiestras porque toman cosas de ambos. 

Camilo Herrera Mora
POR:
Camilo Herrera Mora
noviembre 09 de 2020
2020-11-09 08:41 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67313466d.png

Las elecciones en Estados Unidos demostraron que las personas piensan diferente. Teniendo dos opciones para elegir, las personas tomaran posición y esto siempre dividirá a la población en dos; y si hay tres opciones, lo harán en tres.

Hay más de una forma de solucionar un problema. Cuando la mayoría está de acuerdo con una sola idea, es peligroso porque este unanimismo da mucho poder a la persona o institución que lo representa. La libertad que nos da la democracia implica elegir entre ideas, personas y partidos; incluso la persona más radical, ha pensado que alguna idea del otro extremo es buena pero, desafortunadamente, se planteó desde la orilla equivocada.

La polarización que hemos vivido en los últimos años, tiene mucho que ver con esta terquedad y vanidad de no reconocer en la(s) otra(s) parte(s) lo positivo, porque esto implica que se ve afectada nuestra identidad: cuando nos decimos conservadores, liberales, republicanos, de izquierda, de derecha, ambientalistas, capitalistas, socialistas o comunistas, es como si nuestro cerebro entrará a un club en el que se debe cumplir con todas las normas, percepciones, creencias e imaginarios de manera inflexible. La necesidad de pertenencia y de identidad que tenemos es enorme.

La democracia está en riesgo y no es sólo porque los países estén divididos en dos pensamientos, sino porque no entendemos la importancia de tener esta diversidad y pensamos que sólo nuestra postura es correcta, como si fuéramos hinchas de equipos de fútbol. El gran riesgo de las democracias no es sólo la fractura falsa entre la continuidad y el cambio, sino el éxito económico y social de los gobiernos autoritarios como China, Rusia e incluso Singapur, que nos invitan a tener una sola opción de gobierno, y ceder nuestra libertad de elección y de pensamiento político, para tener un crecimiento económico continuo, que ha reducido la pobreza y la libertad al mismo tiempo.

Siempre han estado las ideas de cambio y continuidad, con sus puntos medios, pero hoy somos más voraces en defender estas ideologías y es cuando menos las entendemos. Hay muchos que se dicen católicos no practicantes, porque no están de acuerdo con ciertas cosas de esta religión, pero sí con muchos de sus fundamentos; lo mismo está pasando en la política ante la ausencia de opciones y la rigidez de las ideologías y partidos. Por esto hay cada vez más personas que son al tiempo de izquierda y de derecha, liberales y conservadores, socialistas y capitalistas, porque reconocen que ambos lados tienen cosas buenas y líderes que les interesan. Cada vez hay más personas que no son de izquierda o de derecha, sino ambidiestras porque toman cosas de ambos y esto no las clasifica como de centro, sino más como liberales ortodoxos o conservadores progresistas.

El mundo está conmocionado porque Estados Unidos está divido en dos, entre el cambio y la continuidad, cuando solo hay dos opciones electorales reales. La polarización es el arma de los menos seguros de sus ideas, y eso es lo malo. Por el contrario, es ideal que un país tenga más de dos puntos de vista para solucionar sus problemas y continuar avanzando.

Camilo Herrera Mora
Presidente, junta directiva de Raddar.
camiloherrera@raddar.net

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes