close
close
Camilo Herrera Mora

¿Antieconomía?

Alta inflación, bajas tasas de ahorro, desempleo frenándose y moneda devaluándose deja a las autoridades en un equilibrio económico difícil de lograr.

Camilo Herrera Mora
POR:
Camilo Herrera Mora
julio 04 de 2022
2022-07-04 08:59 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67313466d.png

Desde abril de 2021, la inflación es mayor que la DTF, lo que probablemente ha causado que muchas personas, instituciones y empresas hayan pensado más en gastar e invertir, sabiendo que dejando su dinero en el banco perderían la capacidad de compra de su plata. Esta es una de las razones por las que la demanda viene creciendo con tanta fuerza y de la que menos se ha hablado.

 La fuerte dinámica de compra de bienes durables y vivienda está en buena medida apalancada por este incentivo, que ha beneficiado el crecimiento económico, la generación de empleo, pero ha dejado con menos recursos al sistema financiero.

Llevamos más 12 meses con un estimulo muy fuerte en la demanda, mientras la inflación continúa creciendo, debido al aumento de costos, insumos, mano de obra, fletes y servicios, generando que particularmente los precios de los alimentos golpeen fuertemente a las personas que tienen ingresos bajos.

Esta dicotomía, de un grupo de la población gastando para evitar que su dinero pierda valor y aprovechando las tasas relativamente bajas, frente a otro grupo de la población que debe dejar de gastar para poder continuar comprando su comida, hace que en los grandes números el gasto crezca, pero no para todos por igual.

Está alta inflación reta mucho de lo que sabemos de economía y de políticas económicas, fiscales y monetarias: alta inflación, bajas tasas de ahorro, desempleo frenándose y la moneda devaluándose, deja a las autoridades en un equilibrio económico muy difícil de lograr. Casi en el punto, que todo lo que se haga, afectará mucho a alguien y beneficiara poco a otro; causado por otro lado, que nuestra economía crezca más de lo esperado. Al subir las tasas, el BanRepública continúa corrigiendo los desbalances que se presentan, intentando no afectar el valor del crédito para los empresarios y para los hogares, aumentando las tasas de ahorro e inversión, frenando la economía, mientras el mundo entero habla de una posible recesión en EE. UU.

Mientras la tasa de referencia aún es menor que la inflación, los empresarios no han transmitido la totalidad de sus aumentos de costos en los precios al consumidor, porque saben que afectarían fuertemente el mercado. Así, el Banco está teniendo pérdidas y los empresarios han reducido sus márgenes, dejando ver el enorme esfuerzo que se hace desde diferentes sectores de la economía para controlar los efectos de la fuerte inflación que vivimos, a lo que se suma el subsidio a los precios de la gasolina, que ha evitado que suba y afecte todas las cadenas productivas y los hogares colombianos.

Es como si viviéramos en tiempos de una “antieconomía”, donde las tasas son negativas, los empresarios buscan perder, los hogares deben gastar en vez de ahorrar y subsidiamos la gasolina, mientras se crea mucho empleo y nos devaluamos. Qué tiempos tan extraños.

CAMILO HERRERA MORA
CEO de Raddar

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes