Camilo Herrera Mora
columnista

¿Asotributo?

Hay que mostrar resultados, pero no de recaudo.

Camilo Herrera Mora
POR:
Camilo Herrera Mora
septiembre 24 de 2018
2018-09-24 09:21 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67313466d.png

Fue duro el golpe de declaración de renta. Sin cifras oficiales, es claro que declararon más de tres millones de personas, y que a muchas les tocó pagar 40 por ciento adicional en el impuesto de renta, por las nuevas normas de deducciones, aumentando el recaudo por lo menos en dos billones adicionales, con los que no contaba la Dian, pero que reciben emocionados.

Esto frenó el crecimiento del gasto de los hogares y tumbó la tendencia positiva de la confianza del consumidor, pues dicho pago se da en momentos en que se debate sobre la corrupción en Colombia, y cuando los hogares comienzan a ajustarse ante el cambio de gobierno y empiezan a oír de una nueva reforma tributaria que tocará el IVA.

La caída del gasto se da por ese pago adicional de dos billones de pesos), que es cercano al 3 por ciento del gasto mensual de todos los colombianos, pero cerca de 16 por ciento del gasto de los hogares que declaran renta, con un aumento medio de unos 600 mil pesos, lo que es un golpe duro al bolsillo de estas personas.

Es fundamental que el Gobierno muestre rápidamente cómo va a gastar ese dinero y cómo esto mejora la calidad de vida de estas personas, evitando caer en la obvia tentación de decir que esos recursos irán a financiar el presupuesto nacional, la Defensa o a reducir la pobreza, porque eso no le habla a la cotidianidad de la gente, como sí lo hace el mantenimiento de las vías de las ciudades, el pie de fuerza de la policía e incluso el Metro de Bogotá.

La gente que paga tributos ya se está cansando de estar subsidiando a todo el mundo y no ver mejoras para ellos. Este año, el impuesto predial en Bogotá subió, en algunos casos, 20 por ciento, causando una ‘asfixia tributaria’ en los contribuyentes, lo que puede llevar a un serio problema en la opinión pública, aumento de la evasión y de la elusión y, obviamente, un crecimiento de la informalidad.

Aproximadamente, más de 200 mil personas que viven en Bogotá pagaron en el 2018 por lo menos 25 por ciento de más en estos gravámenes; es decir, que muchas personas que viven en la capital hoy pagan 21 por ciento de sus ingresos anuales en IVA, renta y predial, causando un serio problema no solo en abril, agosto y septiembre, sino en el nivel de endeudamiento de los hogares y en la reducción de compras de bienes como electrodomésticos y carros.

Por esto, urge que la Nación y la Alcaldía muestren cómo estos pagos benefician directamente la vida de todos aquellos que pagan impuestos. No hablen de subsidios, de pagos de deuda ni mucho menos obras futuras, lo que la gente necesita ver son obras, calles sin huecos, vías demarcadas, la policía ordenando el tráfico y haciendo presencia para reducir el delito.

El país esta ad portas de la ‘creación de un sindicato’ de pagadores de impuestos (Asotributo) o de un serio problema de opinión pública debido a que un grupo de personas con ingresos medios (no altos), está cargando el bulto de financiar las operaciones de la ciudad y del país, sin recibir casi nada a cambio: por ello, es urgente mostrar resultados, pero no de recaudo.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado