Camilo Herrera Mora
columnista

Cambio

Hoy comienza un cambio, al que llaman ‘nueva normalidad’, como si la normalidad fuera estática y no fuéramos diferentes cada año. 

Camilo Herrera Mora
POR:
Camilo Herrera Mora
agosto 31 de 2020
2020-08-31 10:45 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67313466d.png

Messi llegó de 13 años al Barcelona, y 20 años después, se alista para irse. Nunca ha jugado con otro club, más si ha tenido varios compañeros en el equipo que se han ido y otros que han llegado, desde Ronaldinho hasta Iniesta. El cambio es una condición que Messi no conoce bien y está acostumbrado a hacer su oficio como siempre lo ha hecho, pero ahora, debe enfrentarse a que tiene que hacer las cosas distintas: tiene que salir con un tapabocas a la calle, para evitar contagiar y ser contagiado.

Aceptar los cambios es muy difícil, más aún si son impuestos. Hoy, debemos comenzar una nueva cotidianidad, que nos exige que seamos responsables de nosotros mismos, usando como mínimo un tapabocas. Este es el símbolo del retorno y de una nueva conciencia que debemos tener.

Casi todos los días cambiamos, más no nos damos cuenta, porque lo hacemos gradualmente y en su mayoría por voluntad propia. Desde cambiarnos de ropa, cambiar las sabanas, hasta dejar de usar fuegos artificiales en la Navidad.

Es normal que sintamos nostalgia por muchas que hacíamos diferente o por muchas cosas que hemos perdido. Si nos dijeran que han encontrado una caja, con cosas perdidas nuestras del pasado, correríamos a verla, con la ilusión de hallar algo en particular, y al ver todas cosas que tiene la caja, nos sorprenderíamos de cuántas de ellas se fueron de nuestra vida y no nos dimos cuenta.

Quizá, muchas cosas que hacíamos antes no vuelvan a pasar, como usar una maquina de escribir, recibir un fax, comer ‘Chitos’ o incluso ver el Chavo del Ocho, ir al Crem Helado o ir a corridas de toros; más, nos afecta mucho más que no podamos volver pronto a cine como lo hacíamos, a conciertos, montarnos en un avión, en una flota, ir a restaurantes y bares, porque esto afecta nuestra libertad y la forma de entretenernos.

Como personas, somos altamente adaptables a las transformaciones y somos grandes generadores de cambios. Cambiamos de presidentes, alcaldes, empresa, trabajo, pareja, equipo de trabajo y hasta de gustos de preferencias de comidas, colores y música. Seguramente usted no lo tiene presente, pero hace 10 años, le gustaba una música que hoy oye menos y comía otras cosas que le encantaban.

Por esto, usemos el tapabocas, lavémonos las manos, toquemos menos a las personas, mantengamos la distancia y pensemos que es muy posible que de una u otra manera podemos contagiar a los demás y que debemos evitar hacerles daño. En la vida nos hemos encontrado muchas personas que nos dicen “yo soy así”, como afirmándonos que debemos tolerar su manera de actuar, pese a que todos actúen diferente y que si esto no nos gusta, pues el problema es nuestro y no de ellos, y sabemos que sentimos cuando alguien nos dice esto.

Hoy comienza este cambio, al que llaman “nueva normalidad”, como si la normalidad fuera estática y no fuéramos diferentes cada año y, no supiéramos que cada año es diferente; al punto que es muy posible que veamos a Messi jugando en otro equipo, siendo aún más grande.

Camilo Herrera Mora
​Presidente, junta directiva de Raddar
camiloherrera@raddar.net

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes