Camilo Herrera Mora

La Canciller

Camilo Herrera Mora
POR:
Camilo Herrera Mora
marzo 24 de 2014
2014-03-24 07:30 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67313466d.png

Santos no acogió la recomendación de la CIDH sobre las medidas cautelares en el caso Petro, y se volvió a encender el debate en cuanto al rol de las instituciones internacionales y su influencia en Colombia, debido a que históricamente teníamos la tradición de cumplir sus mandatos y porque existen algunos argumentos legales que exigen su cumplimiento.

No es fácil conectar el falló de La Haya sobre el mar territorial y la solicitud de medidas cautelares, pero tienen tres cosas en común: riñen contra nuestra Constitución, el país de, una u otra manera, no les dio cumplimiento y nuestra Canciller dio una explicación técnica en ambos casos, la primera la imposibilidad de cumplir el fallo y no tener la necesidad de acoger la recomendación de la CIDH por no ser parte del Acuerdo de San José.

Lentamente, la Canciller deja ver una realidad más palpable: Colombia comienza a dejar atrás su ‘tradición’ de acoger las medidas internacionales como verdad absoluta si estas riñen con nuestra Constitución; esta práctica parece tener origen en el temor que le teníamos a las instancias internacionales y a ese sentimiento de inferioridad, y la vocación a aceptar cualquier cosa que nos dijeran. Pero es claro que esto está cambiando.

El avance económico y social del país en los últimos 23 años ha sido enorme, y esto cambió nuestra posición política en el mundo, poniéndonos como líderes en la región y punto de referencia en el mundo entero. Esto ha causado transformaciones y descubrimos, y una de ellas es la consolidación y defensa de nuestra legitimidad e independencia jurídica, que no permite la intervención de cortes internacionales que riñan con nuestro marco jurídico.

Quizá es la Canciller quién ha liderado este cambio, porque debió hacerlo, por convicción o ambas, pero es claro que en todos los escenarios ha estado presente: en la ONU, Venezuela, Noal, y hasta la CAF comprendió que está pasando en el mundo y como Colombia es cada vez menos un peón.

Así, la tradición de cumplir lo que una corte internacional exprese está desapareciendo, poniendo la palabra en una acepción incomoda, donde tradición no significa costumbre, sino antiguo, desactualizado y equivocado. Esta costumbre, en muchos casos, incumplió nuestro marco jurídico por el temor a las sanciones o ‘el qué dirán’, rompiendo nuestro ordenamiento jurídico al punto de perder mar territorial con Nicaragua. Colombia, ahora piensa mucho más antes de firmar un tratado internacional por ‘el deber ser’, y comienza a comprender por qué grandes potencias no son firmantes.

Es claro que el orden mundial está en revisión, y la ‘crimeización’ del entorno internacional pone en estudio muchas de estas instituciones que ven impávidas cómo sus normas escritas desde un deber ser homogéneo global idealizado, son impracticables y carentes de sentido por desconocer la heterogeneidad de la humanidad.

Colombia ha entrado al verdadero juego internacional, mostrando que puede acatar o no un fallo internacional sin temor a las represalias o las costumbres jurídicas de togas oscuras y pelucas blancas. El país comienza a comprender que es momento de defenderse y no dejarse doblegar por imposiciones mundiales. La Canciller abrió la puerta al cambio y la reflexión, simplemente debemos creer que somos mucho más que una colonia en la jerarquía mundial.

Camilo Herrera Mora

Presidente de Raddar

camiloherrera@raddar.net

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado