close
close
Camilo Herrera Mora

Consumimos

Consumir nos da felicidad, más si satisface necesidades y esto da mucha tanquilidad.

Camilo Herrera Mora
POR:
Camilo Herrera Mora
septiembre 26 de 2022
2022-09-26 10:05 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67313466d.png

Petro dijo en la ONU, que “La culpable es su sociedad educada en el consumo sin fin, en la confusión estúpida entre consumo y felicidad que permite, eso sí, que los bolsillos del poder se llenen de dinero”, aseveración que tiene mucho de verdad y mucho de incomprensión.

Llevo años estudiando el consumo en el mundo entero, desde los neandertales hasta la fecha y lentamente he estado escribiendo un libro (Consumimos: una historia de la humanidad), que cuenta como el consumo ha salvado a la humanidad y la ha llevado a ser lo que es hoy: con muchas de sus cosas buenas y malas.

Gracias al consumo de alimentos mejorados, hemos mejorado la nutrición de millones de personas y producir más de manera eficiente. Tenemos ropa que nos protege del clima y de las enfermedades, medicamentos que han evitado el fin de millones de vidas, como las vacunas contra la covid-19 y muchos otros ejemplos que muestran, que gracias a los productos que consumimos, nuestra vida es mejor.

Desafortunadamente, el término consumo se confunde con consumismo, que es un concepto abstracto y sin clara definición hasta hoy; desde su posible primer uso el 18 de abril de 1880, por Edward MacCabe, arzobispo de Dublín, en su lucha por el nacionalismo irlandés, hasta la definición reciente de Bauman, tomada de Collin Chapmbell, que afirma que “El consumo moderno está ampliamente basado en la gratificación de deseos o querencias, mientras que el consumo tradicional se fundamenta principalmente en la satisfacción de las necesidades”; así, según Bauman, habríamos pasado del consumo al consumismo; pensamiento que se alinea bien con lo mencionado por el presidente en Nueva York.

Curiosamente, John Fitzgerald Kennedy, en la presentación de la carta de los derechos del consumidor al congreso en 1962, afirmó que “el consumidor era la minoría más desprotegida ante la ley y que es en el acto de consumir donde se viven los derechos y deberes ciudadanos de manera diaria y no en cada proceso electoral: la libertad de elección diaria, para mejorar las condiciones de vida, es el acto político más poderoso que hacemos”, lo que pone al consumidor como el eje fundamental del cumplimiento de los derechos.

Estoy de acuerdo con el presidente en que consumir no da felicidad, más si satisface necesidades y esto da mucha tanquilidad. Más allá del debate académico sobre el término (donde no hay acuerdos), es evidente que el consumo es cerca del 64% de la economía mundial y no existe una persona en el mundo que no consuma algo cada día.

Por esto, le recomendaría al presidente cambiar su afirmación a “la confusión estúpida entre consumismo y felicidad”, dejando ver que algunos consumen bien y otros no, y que en la protección de los deberes y derechos del consumidor, puede estar mucho de la solución del calentamiento global, la deforestación del amazonas y del problema de las drogas.

Camilo Herrera Mora
CEO Raddar

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes