Camilo Herrera Mora
columnista

¿Gasto creció con más desempleo?

Gastamos más porque los salarios crecieron, hay más personas y tenemos tasas más bajas, pese a que la tasa de desempleo aumenta.

Camilo Herrera Mora
POR:
Camilo Herrera Mora
mayo 13 de 2019
2019-05-13 09:05 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67313466d.png

¿Los hogares están gastando más y el desempleo crece? Sí, así es, y vale la pena entender por qué. Esta paradoja planteada por un periodista muy respetado y admirado por mí, se refiere al último estudio de Raddar, en el que se muestra que el gasto de los hogares creció en abril del 2018 en 5,8 por ciento en pesos reales y 9,2 por ciento en pesos corrientes frente al mismo mes del año pasado. E n lo corrido del año, el crecimiento real fue de 4,2 por ciento, y del 3,3 por ciento en los últimos 12 meses acumulados. En otras palabras, el gasto de los hogares, según este estudio, viene teniendo un buen comportamiento.

La pregunta no es por qué gastamos más si hay más desempleo, sino cómo lo hacemos, es decir, de dónde viene tanta plata. El gasto de los hogares esta en función del ingreso de las personas ocupadas (formal e informalmente), y este ha aumentado cerca de 5 por ciento anual, debido al aumento de salarios, honorarios, rentas, remesas e ingreso, que es inferior al 5,9 por ciento del aumento del salario mínimo.

Pero ¿si los ingresos aumentan 5 por ciento, cómo el gasto aumenta 9 por ciento? Esto ocurre por 4 razones: (1) en abril del 2018 se dio un bajo crecimiento y este año tuvimos Semana Santa, el pasado no; (2) en el 2018 la colocación en hogares crecía al 10 por ciento y este año creció al 16 por ciento, dejando ver que una buena parte del gasto (23 por ciento) se hizo al ‘debe’ (considerando crédito hipotecario, libre destinación y tarjetas de crédito); (3) tener inflación baja permitió que las tasas de interés bajaran: la de tarjetas de crédito, pasó de 28,43 por ciento, en promedio, a 26,29 por ciento en solo 12 meses.

Así, el efecto calendario, el mayor ingreso por ocupado y la mayor colocación de crédito “ayudaron a crecer una buena parte del gasto de los hogares en Colombia”, y en esta frase, se esconde otra razón que debe ser tenida en cuenta: (4) la migración venezolana. No es claro cuántos venezolanos han entrado al país y se han quedado, pero es evidente que gran parte son personas en edad de trabajar, lo que hace que la medición de desempleo que realiza rigurosamente el Dane, este aumentando continuamente. Esto se debe no solo a una mayor cantidad de gente desempleada, que paso de ser de 2’299.692 personas en marzo del 2018 a 2’682.092 en el 2019, sino que el método de estimación –por su rigor– no cambia la cantidad de población total que tiene el país, ni la población en edad de trabajar, causando que la tasa de desempleo (que es una participación) sea más alta, porque se cuentan más desempleados venezolanos en el numerador, pero el denominador no los suma. También habían 22’062.266 personas ocupadas en marzo del 2018 y 22’114.055 en el 2019, dejando ver un crecimiento en el empleo, lo que aumenta el gasto de hogares, y nuestros nuevos huéspedes, aumentan la cantidad de hogares que hacen gasto.

Así, pues, gastamos más porque los salarios crecieron, hay más personas, los precios más estables y tenemos tasas más bajas, pese a que la tasa de desempleo este aumentando. Sin duda, es un caso particular y momentáneo y no un ejemplo de teoría para el mercado.

Camilo Herrera Mora
Presidente junta directiva de Raddar
camiloherrera@raddar.net

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado