VIERNES, 01 DE MARZO DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close
Camilo Herrera Mora

Hombres de paja

Argumentar no sólo debe incluir evidencia, sino empatía.

Camilo Herrera Mora
POR:
Camilo Herrera Mora

La argumentación es un arte que parece haber caído en el olvido, ya que lo importante es defenderse de las opiniones y críticas por medio de distracciones, en vez de usar las evidencias para soportar los argumentos.

En el país se oye, leen y ven cada vez más falacias del hombre de paja que nunca. Esta falacia es un ejercicio de respuesta a un argumento, modificando el argumento mismo y atacando el nuevo argumento creado; es decir, se inventa un “hombre de paja” y se destruye, mostrándose como vencedor, mientras que lo que hizo fue eludir el debate.

Encontre el siguiente ejemplo para clarificar esto: alguien dice “Creo que es malo que los adolescentes vayan solos de vacaciones”, e inmediatamente alguien responde, “Obligar a nuestros hijos a quedarse encerrados en casa es perjudicial para su desarrollo emocional”.

Escenario que como vemos, ocurre continuamente en redes sociales: algún medio informa que “El gobierno X hizo algo mal o dejo de hacer algo”, e inmediatamente ese gobierno o sus seguidores dicen “el gobierno anterior hizo otra cosa”, “los medios son privados y no son independientes”, o hasta “Lo que quieren es tapar la verdad de otra noticia”. Si bien en todos los casos, los argumentos darían pie para otros debates, no argumentan nada sobre el caso y atacan a un hombre de paja creado para “vencer” en la discusión.

El país pasa por un momento muy complejo de comunicación: las personas escuchan para responder más que para entender; atacamos las creencias de las personas por la necesidad de tener razón; creemos que publicar un texto es comunicarle a la opinión pública y hasta se cree que el que más duro ataque tiene la razón.

Debemos recordar que, si alguien “cree” en una idea, norma o concepto, es parte de su sistema de creencias y al decir que “no es correcta”, esa persona puede sentirse atacada personalmente y defenderá la idea fuertemente: si usted cree que algo es verdad y le dicen que no lo es, usted sentirá que le están diciendo que usted está equivocado, causando que sea irrelevante el tema de discusión y se pase al plano de quien tiene la razón.

Los políticos saben esto, los usuarios de las redes, no tanto. Es fácil que alguien crea que lo que se le dijo es verdad y lo defienda ferozmente, porque cree en eso.

Argumentar no solo debe incluir evidencia, sino empatía. Aunque no lo queramos, la verdad no es estática y la historia de la humanidad está llena de evidencias de como la verdad cambia: pensábamos que la tierra era plana, hace unos años sabíamos que Moscú era la capital de la URSS y decíamos que Plutón era un planeta. Cada vez que las personas encuentran evidencia que cambia la verdad del momento, hay una crisis que debe ser manejada más con empatía que con datos.

CAMILO HERRERA MORA
​Fundador de Raddar

Destacados

Más Portales

cerrar pauta

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes