close
close
Camilo Herrera Mora

La Cuesta, cuesta

Es quizá la cuesta de enero más fuerte de las últimas tres décadas y por eso el gobierno busca caminos para evitar que estas alzas sean fuertes.

Camilo Herrera Mora
POR:
Camilo Herrera Mora
diciembre 19 de 2022
2022-12-19 09:41 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67313466d.png

Se va diciembre con su ventolera y llega enero, con su cuesta de precios. Es extraño como sabemos que el comienzo de año es un enorme reto de ajuste en el bolsillo de los hogares y aún así son muy pocos (no me incluyo) los que preparan para esta dura prueba.

Francisco Miranda, director de este diario, dijo que la inflación fue la variable económica del año, porque desembocó muchas de las cosas que ocurrieron (más gasto, tasas de interés más altas, golpe a las rentabilidades de las empresas, mayor déficit fiscal, fuerte aumento del SMLV y muchas cosas más) y es muy posible que, en 2022 siga siendo muy relevante, pasando de ser variable a incógnita.

La ‘cuesta de enero’, término periodístico acuñado en los noventa, es un fenómeno implacable: en el primer mes del año se causa casi el 18,6% de la inflación del año, el primer bimestre el 41,1%, el primer trimestre el 54,8% y el primer cuatrimestre el 65,9%.
Siendo estos primeros cuatro meses del año, los grandes generadores de inflación desde 2005, porque reciben la mayoría del aumento de precios de servicios como los arriendos, la salud y la educación.

A noviembre de 2022, la inflación anual de esos servicios fue de 6,75%, lo cual es casi la mitad de la inflación total (12,55%), evidenciando que aun estos precios no han subido porque solo suben una vez al año; particularmente los arriendo solo han subido 3,41%.
Este dato es muy importante, porque este aumento es menor que el IPC de 2021 que fue de 5,62%. Esto significa dos cosas que se contraponen: que los arriendos tienden a subir casi el 70% de la inflación del año anterior (porque hay arriendos nuevos y negociaciones) y que en 2022 las personas que viven de los arriendos tuvieron una gran perdida de capacidad de compra, porque su ingreso solo aumento 3,5% y el valor de sus gastos más del 12%.

2023 comenzará con un alza en los arriendos cercana al 12,5%, lo cual es el aumento más grande que han tenido por lo menos en los últimos 25 años que, si bien se compensa con el aumento del 16% del SMLV, causará un efecto sicológico muy fuerte en los jefes de hogar, que posiblemente lleve a que el gasto se frene, se renegocien arriendos e incluso que la gente se mude. Por lo menos, dejará una fuerte sensación que “todo está muy caro” y será un duro comienzo para hogares, gobierno y comercio.

Es quizá la cuesta de enero más fuerte de las últimas tres décadas y por eso el gobierno ha dado señales para buscar caminos para evitar que estas alzas sean fuertes (esperamos que evitando controles de precios): debemos ser muy prudentes y creativos para ayudar a los hogares en esto.

***

(Desde Raddar les deseamos un 2023, con sumo bienestar)

Camilo Herrera Mora

CEO de Raddar.

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes