Camilo Herrera Mora
Columnista

¿Quién tiene la razón sobre el crecimiento económico del país?

El Dane, el Banco de la República y el Gobierno se han enfrentado al respecto.

Camilo Herrera Mora
POR:
Camilo Herrera Mora
junio 07 de 2019
2019-06-07 09:39 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67313466d.png

La economía colombiana crece, eso es lo que los datos muestran, ya si debiera crecer más o menos, es una cuestión de punto de vista de cada analista y sobre todo de la función de cada uno de ellos.

La discusión en que se metieron el Banco de la República y el Gobierno es muy sana y nos muestra de entrada que estamos en una economía donde hay independencia y contrapesos que ayudan a que las cosas funcionen mejor.

Es cierto que el Gerente General del Banco de la República dijo que la economía está estancada, porque en las series desestacionalizadas, el crecimiento viene muy lento; y también es cierto lo que dice el gobierno, el DANE, Ministro de Hacienda y muchos más del gabinete, donde dicen que la economía crece más, mirando las cifras no desestacionalizadas.

¿Cuál es la diferencia?, comparar datos no es fácil; de hecho, un dato por si solo es casi incomprensible, como saber que el PIB en el primer trimestre de 2019 fue de 244 billones, básicamente no dice nada.

Los datos son datos y son independientes por su naturaleza, pero su análisis no y ahí está la pelea. El primer trimestre de la economía siempre tiene un problema: no en todos los años cae semana santa en ese periodo, y al compararlo frente al año anterior es un debate, porque la “semana mayor” no es estacional según el calendario de días, sino el de la luna, y nuestra economía se mide con días y no con lunas, y eso se tiene que ajustar según la estacionalidad “normal” de las cosas.

Es decir que la economía sin semana santa este año creció frente a la del año pasado que si la tuvo, pero si se quitan el efecto de esos días festivos (donde se produce menos), creció menos, ese es el tema de las estacionalidades para este caso puntual.

PIB

PIB

Dane

¿Qué la economía está creciendo?, si, eso es verdad; “qué la economía está estancada (desde las series desestacionalizadas)”, si, es verdad; “Que cada vez más países usan las series sin desestacionalizar para analizar”, si, es verdad; que “el Banco debe estar en su misión constitucional y no opinar públicamente de otras cosas”, si, es verdad; “que hay que decirle las cosas al Ministro como son”, si, es verdad; “Que en el DANE están cambiando muchas cosas al tiempo y eso causa confusiones”, si, es verdad; “que el DANE desde hace mucho tiempo tenía haber cambiado métodos y publicado los censos”, si, eso es verdad.

Es decir, que estamos en debate de esos donde todo el mundo tiene la razón: lo que dijo el Banco está bien, lo mismo que lo que dice el DANE y el ministro. Entonces, ¿a quién le creemos, o a quién debemos escuchar?

El DANE es un termómetro y no debemos romper el termómetro para curar la enfermedad. El Banco es el encargado que la capacidad de compra de los colombianos mejore continuamente y por eso es muy cuidadoso en sus análisis económicos y sus opiniones.

El Ministro y el Ministerio tienen la misión de hacer que la economía ande bien, las finanzas públicas estén lo más sanas posibles y de darle recursos a todos los sectores posible.

¿Dónde esta el lio?, que el DANE los mide a ambos, tanto al Ministro como al Banco. Entonces si la economía crece, aplausos al ministerio y si la inflación está en la meta aplausos a la autoridad monetaria.

Desafortunadamente siempre ha causado suspicacia que el DANE depende del Ministerio de Hacienda, y esto hace que algunos (muy equivocadamente) digan que el gobierno manipula los datos: eso no es verdad.

Estamos en un debate de interpretación, no de datos. No está en juego la calidad del trabajo del DANE, sino que datos se deben usar, lo que tienen estacionalidades o los que no, y cada uno usará los que considere correctos: claramente el Banco los prefiere sin estaciones para ver cómo se mueve la economía en general y al Ministerio le interesan con estaciones para poder ver los efectos completos de lo que está pasando.

Es como medir a una persona con o sin zapatos, donde ambas mediciones son válidas, porque en una se sabe el tamaño de la persona en su día a día, y en la otra el tamaño natural de la misma.

A esto vale la pena sumar, el caso del gráfico publicado por Bancolombia antes de este debate, donde deja ver que las metas del Plan Nacional de Desarrollo no son iguales que las proyección del Fondo Monetario Internacional y de otras agencias, mostrando que una cosa es una proyección y otra cosa una meta; cosa que siempre pasa en las organizaciones, que al saber que el mercado podría crecer un 4%, se ponen la meta de crecer un 5%, con el fin de desarrollar nuevos mercados y productos. Es decir, ambos datos son correctos.

Escenario

Fuente

Grupo Bancolombia, FMI, PND.

¿En que nos deja la pelea?, en tres cosas maravillosas. La primera, demostramos que tenemos un sistema de instituciones económicas que funcionan tan bien, que pueden estar en desacuerdo y hacerse contrapeso entre ellas.

La segunda que tenemos una gran calidad de analistas económicos que están listos para interpretar la realidad nacional desde los datos y hacer aportes fundamentales y que el DANE publica toda la información que le es posible, porque no debemos olvidar que la discusión sobre cuál de las dos mediciones del PIB se debe usar, es gracias a la institución estadística las publica ambas.


La tercera, y más importante de todas, es que todo esto nos muestra que el DANE debe ser un ente independiente y autónomo como lo hemos pedido muchos desde hace tiempo y la OCDE recientemente.

Debemos estar tranquilos: la economía crece y tenemos un organismo estadístico, un banco central y ministerio de hacienda que están haciendo sus tareas tan bien, que si bien pueden no estar de acuerdo, permiten el ejercicio democrático del debate de manera transparente. Ya quisieran muchos países decir lo mismo

¡Viva la independencia de los datos!, y más la independencia de la interpretación y uso de los mismos.

Nota al pie: algunos dicen que es mejor que estos debates se hagan en privado, y quizá tienen razón, pero también es muy satisfactorio ver que las instituciones funcionan en el país.

Camilo Herrera Mora
Fundador de RADDAR y analista para Portafolio
@consumiendo

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes