close
close
Camilo Herrera Mora
Columnista

Ser hombre hoy

Ser hombre hoy está en función de lograr las metas personales y no ser el caballero de brillante armadura que provee y defiende a su familia.

Camilo Herrera Mora
POR:
Camilo Herrera Mora
abril 04 de 2022
2022-04-04 09:55 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67313466d.png

Mujeres y hombres somos muy diferentes, afortunada y desafortunadamente. En la historia se nos ha puesto en diferentes roles y desde mediados del siglo XX las diferencias se han reducido mucho (aún no lo necesario), dejando al hombre en una situación desconocida: no saber qué es.

Éramos los fuertes, guerreros, líderes, intelectuales. Hoy parecemos más los proveedores de ingresos en algunos casos, porque las cosas que hacíamos solos ahora las hacemos ambos, y cuando intentamos hacer las cosas que históricamente han hecho las mujeres, como las tareas del hogar, nos vemos torpes, porque no se nos ha formado para hacer estas cosas o bien porque no las hacemos como ellas las harían.

La mujer ya está en casi todos los espacios (sin obtener aún las mayorías que debería), mientras el hombre se queda con pocos espacios propios. Las mujeres son policías, militares, presidentes de países y compañías, deportistas, científicas, maestras, intelectuales, escritoras y miles de cosas más, como debe ser, pero esto ocurre sin que todas las cosas hayan cambiado.

La mujer estaba en la cueva, la tribu y la casa, básicamente porque se debía cuidar la alimentación de los niños y desde allí se establece el rol del hombre de ser proveedor y protector, quedando condenado al rol de no ser un apoyo cercano a las necesidades de su familia: cuando un niño se pega, busca a su madre; si la madre se siente enferma, se lo dirá a sus hijas por ser mujeres; dejando al hombre en un rol donde rara vez es el padre que sana o el hijo que apoya y que decir de las tareas domésticas. Por esto, muchos hombres hoy se sienten más como un cajero electrónico que como parte de su familia.

Esto no excusa de ninguna manera la violencia que algunos ejercen contra las mujeres y sus hijos, seguramente provenientes de sus propias inseguridades, frustraciones y problemas, ni tampoco digo que sea culpa de las mujeres, sino que el cambio que comenzó hace 70 años ha sido mucho más veloz para ellas que para nosotros. Antes las mujeres se quedaban en la casa y los hombres salían a trabajar, hoy ambos lo hacen y quizá llegue el día en que el hombre sea el que se quede, pero con un ‘hogar’ muy diferente, posiblemente sin hijos. Así, ser hombre hoy es complejo y seguramente más para los homosexuales.

Ser hombre hoy está en función de lograr las metas personales y no ser el caballero de brillante armadura que provee y defiende a su familia, lo que es un cambio enorme y sin manual para hacerlo.

Esto lo digo de manera general. En mi vida he tenido la fortuna de compartir con mujeres maravillosas, inteligentes, profesionales y luchadoras, pero no voy a negar a muchas veces me cuesta saber que debo hacer y que no, y como hacerlo y como no.

CAMILO HERRERA MORA
CEO de Raddar

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes