Camilo Herrera Mora
Columnista

Sí somos menos

Este censo será histórico, no solo porque nos dice que vivimos menos personas, sino porque mostrará que hay más extranjeros de los que pensamos. 

Camilo Herrera Mora
POR:
Camilo Herrera Mora
octubre 22 de 2018
2018-10-22 08:28 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67313466d.png

Muchos analistas nos equivocamos, y me cuento en ellos. Sabíamos que trabajábamos con cifras de población proyectadas del Censo del 2005, en el que no se consideraban las migraciones, los cambios recientes de las tasas de natalidad y la menos defunciones; incluso, se nos olvidó estar pendientes de la cantidad de muertes que ha tenido el conflicto o del éxito esperado de las políticas de planificación.

Esto significa que en el país somos menos, y el Dane ha tenido la valentía de decirlo, pese a lo que eso le costará en reputación, no por un error de ellos, sino por la cómoda mediocridad nuestra, que con una simple revisión de datos, podríamos darnos cuenta de que el reloj de población, no concordaba con los datos de la Encuesta Continua de Hogares, que pone la población por lo menos 2 millones abajo.

El error fue nuestro, por no calibrar los datos, y al final es un éxito del Dane, porque pudo darse cuenta de cuánto creemos en él, al punto de no dudar en sus cifras, las que no solo consideramos oficiales, sino indudables.

Sabemos que todos los trabajos del Dane son investigaciones con definiciones concretas, niveles de confianza y márgenes de error, y que ya se nos olvidó mirar en detalle para analizar correctamente sus resultados, como ocurre con la muestra al comercio minorista, o el caso de la inflación, que, pese a ser detallada por ingresos y ciudades, consideramos la nacional promedio como la verdad absoluta.

Este censo será histórico, no solo porque nos dice que vivimos menos personas en el país, sino porque nos mostrará que hay más extranjeros de los que pensábamos, que hay más colombianos por fuera del país de lo que recordamos, que morimos menos después de las violentas guerras del narcotráfico en los años noventa y que nuestros pobres ha reducido su natalidad más de lo que reconocemos, y la cifra de pobreza es distinta a la que pensamos.

Este cambio de número, que estimo (atrevidamente), será cerca de 46 millones de colombianos, más dos millones de extranjeros, menos cuatro millones de nacidos en el país que viven por fuera, nos deja con el enorme reto de revisar nuestro per cápita y la percepción del país.

El nuevo dato poblacional nos deja con un per cápita 10 por ciento más alto que lo que estimábamos, lo que significa que para los 189 países medidos por el World Economic Outlook del FMI, Colombia es el país número 89 en la medición de per cápita en paridad de compra. Sin embargo, con el ajuste poblacional, pasamos a ser el país número 83, superando a China y en la región pasamos a Brasil. Lo que mostraría otra razón de por qué el mundo nos ve menor de lo que nosotros mismos aceptamos.

Para nosotros los analistas, esta cifra es un enorme llamado de atención, no sobre la calidad de trabajo del Dane, sino sobre nuestra pobre capacidad de análisis, en muchos casos, y la enorme ingenuidad, en otros. Lo que es curioso es que estamos en un momento en el que si nos comparan con comentaristas deportivos, es como si estuviéramos bravos porque la Fifa hubiese ajustado sus datos de selecciones, y Colombia ya no fuera la 14 del mundo, sino estuviera entre las 5 primeras.

Camilo Herrera Mora
​Presidente de la junta directiva de Raddar
camiloherrera@raddar.net

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado