Camilo Herrera Mora
columnista

¿Triki Triki? 

El sector financiero y el gobierno deben proponer mecanismos que ayuden a los hogares de ingresos medios
a cumplir con sus responsabilidades. 

Camilo Herrera Mora
POR:
Camilo Herrera Mora
septiembre 28 de 2020
2020-09-28 09:59 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67313466d.png

Octubre vendrá con menos dulces y más cambios.

No sabemos cómo será la celebración de Halloween, con disfraces, dulces y lluvias como siempre lo es, o solamente veremos la lluvia desde la ventana, disfrazados para poner las fotos en redes sociales; y mientras esto se habla, se acabará el período de gracia de los créditos poniendo a muchos hogares en la realidad de lo que está pasando.

Muchos me consideran optimista, otros un tanto iluso. Soy más bien neutro para analizar la realidad nacional, desde una visión moderada, sentada en lo aprendido y lo observado, sin dejarme llevar de los extremos. Por esto es que pongo de presente que octubre (y quizá parte de noviembre) se dará una de las grandes pruebas para la economía, el comercio y las ventas, porque el ingreso de muchos hogares en Colombia, tendrá un impacto importante al volver a pagar sus créditos: seis meses sin pagar las cuotas, tendrán varias impactos en el mercado, y se evidencia poca preparación para esto.

El sector bancario en el mundo entero tiene serios problemas de aceptación por las personas, porque poco bien se ha hecho al ser un sistema distante y en muchos casos arrogante, por la complejidad de su operación, pese a ser uno de los sectores más importantes de la economía de mercado, porque permite que muchos ayuden a otros a cumplir sus sueños, por medio de créditos con los ahorros de la mayoría. Situación que se puede ver más ahora, donde este sistema ha permitido apoyar a una buena parte de la economía, aunque no a toda.

Quizá es merecido el desprecio de muchos por la banca, y será uno de los falsos argumentos que se podrán usar para no pagar las cuotas de los créditos adquiridos, en adición a la situación, los errores de los gobiernos y la falta de empleo, pero esto no solo afectará más los problemas de cada uno, sino que pondrá en riesgo a todos. No pagar las deudas, nos pondrá en deuda a todos.

El sector financiero y el gobierno deben proponer mecanismos que ayuden a los hogares de ingresos medios a cumplir con sus responsabilidades, sin poner en riesgo a la banca; muchas de las ayudas se están direccionando a la población vulnerable y a mantener los empleos formales en el mercado, pero desde octubre, comenzará a darse una desaceleración de la demanda, porque los que han mantenido su empleo, volverán a pagar deudas y esto puede afectar la capacidad de la demanda de recuperarse.

Jose Antonio Ocampo, en el foro de Analfe, volvió a poner en la mesa la necesidad de crear estímulos para la creación de nuevos empleos en adición a los que se están manteniendo; en ese mismo sentido, es fundamental apoyar a los hogares de clase media a continuar pagando sus créditos en un modelo de pago más suave, con garantía del gobierno y posiblemente con subsidios de tasas para extender los créditos en el tiempo.

Dejar que la demanda de la clase media se frene en este momento, será mucho más duro, que un octubre sin niños felices y disfrazados, pidiendo dulces.

Camilo Herrera Mora
Presidente, junta directiva de Raddar.
camiloherrera@raddar.net

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes