Camilo Herrera Mora
Columnista

Yo soy del pueblo

Colombia no es un país pobre, es un país donde hay pobreza, que es diferente; y en nuestro país, el gasto en lo social es mucho más grande. 

Camilo Herrera Mora
POR:
Camilo Herrera Mora
agosto 02 de 2021
2021-08-02 07:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67313466d.png

El pueblo y lo social, son dos conceptos que los llamados políticos de izquierda han querido tomar como suyos, repitiéndolos tanto en contextos tan diversos, que no sólo ha perdido su relevancia, sino que causan una discriminación impresionante.

Posiblemente el que más uso el término ‘pueblo’ fue Jorge Eliecer Gaitán y quizá es por esto que todos los que se dicen de izquierda lo usan como un modismo innegociable. Se ha usado para decir que ‘el pueblo’ es el que no está en el poder y también aquellos que no tienen riqueza. La verdad, es que todos somos parte del pueblo, los blancos y los negros, los hombres y las mujeres, los jóvenes y los viejos, los de izquierda y los de derecha, los mestizos y los indígenas. Al punto que nuestra constitución comienza diciendo: “El Pueblo de Colombia…”.

Lo social, es algo más abstracto y complejo. Hace más de 20 años entreviste a los entonces candidatos presidenciales y les pregunte para ellos qué era ‘lo social’, y las respuestas fueron tan diversas, que comprendí que era un tema ambiguo que se usaba cada vez que se quería decir que se apoyaría a las poblaciones vulnerables y las personas en condición de pobreza.

Si ambas palabras se refieren a las personas en condición de pobreza, ¿por qué no lo dicen sin tanta grandilocuencia?, en 2020 el 42,5% de los colombianos eran pobres, punto. No hay que ponerles sobrenombres (‘humildes’, ‘menos favorecidos’ o ‘necesitados’), ni mucho decirles ‘pueblo’: pueblo somos todos y todos recibimos gasto social del estado.

La pobreza es un concepto dinámico porque las condiciones de mejora continua. Con la metodología anterior, estaríamos casi 8% por debajo de lo que estamos ahora, pero comprendimos que debemos ser más exigentes y subimos los estándares de medición.

Si algunos políticos quieren que las personas en condición de pobreza se sientan identificados con ellos, sería conveniente que los estudiaran y escucharan, para darse cuenta que piden mucho más que ayudas del gobierno: piden oportunidades y acceso a servicios sociales, y para ambas cosas el Estado colombiano destina más de $250 billones de pesos (más de $415 mil pesos en promedio al mes por persona), desde el funcionamiento del Estado hasta la aplicación de vacunas, pasando por educación, servicios públicos, seguridad y hasta deportes, siendo mucho más de lo que hacen otros países de la región.

Colombia no es un país pobre, es un país donde hay pobreza, que es diferente; y en nuestro país, el gasto en lo social es mucho más grande de lo que gente sabe, pero sabemos que por años hemos tenido beneficios y los vamos a defender firmemente; por esto cuando llegan voces oportunistas a prometer cosas que sabemos que ya existen o esas que nunca podrán cumplir los aplaudimos, pero no los escuchamos porque ya aprendimos. Pobres esos políticos.

Camilo Herrera Mora
Presidente, junta directiva de Raddar

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes