close
close
Carlos Enrique Cavelier
columnista

Capitalismo ‘conciente’ y ‘consciente’

Está aquí el Capitalismo Consciente y Conciente; lo promueven el Grupo Global para Inversión de Impacto enfocado en los 17 objetivos del milenio.

Carlos Enrique Cavelier
Coordinador de sueños de Alquería
POR:
Carlos Enrique Cavelier
agosto 24 de 2021
2021-08-24 07:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/08/12/61154ee86e59a.png

Hace ya 7 años que Raj Sisodia, publicó el clásico con el nombre de Capitalismo Consciente y su nombre es equivalente a una nueva forma de ver el mundo no solo desde la economía de mercado. Es una nueva forma de ver el cuidado de la sociedad y del medio ambiente. Por ello Sisodia se ha convertido igualmente en uno de los conferencistas más valiosos de los últimos tiempos.

En esas dos palabras se encierra una idea que, si bien no es nueva ni conceptualmente ni en la práctica, su universalidad si era claramente limitada. La creciente consciencia sobre los temas sociales y ambientales de la sociedad han catapultado en las décadas anteriores este movimiento, que se reafirma con proclamaciones como la del Business Round Table en Estados Unidos hace 2 años; la adopción de esta premisa invalidó la premisa de Milton Friedman en 1970 que suponía que las empresas deberían sólo maximizar sus utilidades y nada más. Se gesta entonces una respuesta empresarial al ‘Fin de la Historia’ de Fukuyama en 1990 y a la inhabilidad de los estados para lidiar con estos eventos sociales críticos para el bienestar y la convivencia.

Parafraseando a Borges, un poco de etimología puede ser clarificante y gratificante a la vez: conciencia vs. consciencia, ambas vienen de scindere, diferenciar; la primera es conciencia, diferenciar entre el bien y el mal desde lo moral. Involucra a las empresas entonces en un quehacer moral más allá de cumplir las leyes y generar beneficios económicos para sus accionistas.

La segunda es consciencia: que implica una percepción de la realidad particular del entorno. Y el libro se refiere a esta llamando a un propósito profundo de las empresas, pidiendo un cambio en sus objetivos, el involucramiento de sus stakeholders, su comportamiento y su cultura.

La consciencia empresarial es un ejercicio organizacional de Yoga Nidra: me siento con mi equipo y no solo examino las partes de la compañía sino sus ramificaciones, desde el proveedor más pequeño, el colaborador más ágil hasta el cliente o el consumidor más importante. O mi comunidad en general. ¿Cómo están?, ¿Se sienten bien tratados’, ¿avanzan? No siempre es fácil, las fluctuaciones de precio, las condiciones de la economía nos ponen a todos en esquinas difíciles.

Pero ya está aquí el Capitalismo Consciente y Conciente; lo promueven también el Grupo Global para Inversión de Impacto enfocado en los 17 objetivos del milenio en cabeza de Sir Ronald Cohen, el Sistema B de compañías de Beneficios a la sociedad que crece profundamente ya a 77 países y 4.075 compañías en las que estas cambian sus estatutos para calificarse anualmente en sus comportamientos sociales, ambientales y de transparencia, el SEKN, y tantos movimientos más con objetivos de triple resultado.

En el 2030 compañía que no haya pasado esos umbrales no tendrá bancos que le presten, inversionistas que pongan su capital o siquiera clientes que les compren; o aún menos gente valiosa que quiera trabajar en ella.

Carlos Enrique Cavelier
carlosenriquecavelier@gmail.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes