close
close
Carlos Enrique Cavelier

Hasta que se rompe la cuerda

La corrupción es sumamente cómoda y ventajosa para muchos actores; facilita la gobernabilidad desde arriba.

Carlos Enrique Cavelier
Coordinador de sueños de Alquería
POR:
Carlos Enrique Cavelier
noviembre 29 de 2022
2022-11-29 08:57 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/08/12/61154ee86e59a.png

Con el lanzamiento de la serie ‘Los entresijos de la Fifa’, se destapa un poco la cortina de humo que se ha tejido sobre la corrupción en nuestro país en los últimos meses. ¿O no? Tal vez no. Y eso que ya nos había llegado un preview en la otra serie chilena para Prime ‘El Presidente’.

La corrupción es sumamente cómoda y ventajosa para muchos actores; facilita la gobernabilidad desde arriba, aceita decisiones difíciles que la opinión debería estudiar por su impacto en el largo plazo y aumenta el poder vertical.

No se diga a los recipientes de los ‘favores’, que se salen de la carrera de mantenerse dentro de un esquema de valores ‘pasados’ y afrotan así esa lámpara maravillosa con sus oros y alhajas. Aceden a la dicha que no tiene el 99 por ciento de la gente de no tener que trabajar honestamente por ganarse un sueldo o luchar por un micro negocio.
Esto tanto en lo público como en lo privado. Por igual.

De ahí el tema de la Fifa (corrupción privada), en cuyo documental uno de los fiscales norteamericanos dice qué si no es en el futbol, ¿dónde se debe hacer la lucha contra la corrupción entonces? ¿Dónde?

El resultado de 14 directivos de la Fifa en la cárcel por sobornos y lavado de activos en el 2015 es apenas la punta del iceberg. Y fue obvio que su motivación salió de esa reunión de la Fifa donde se anunciaron a Rusia y a Qatar como sedes para sus mundiales. Le quedó claro a Clinton allí presente lo que había pasado; no era la primera vez: el Presidente argentino Videla le pagó al seleccionado peruano en 1978 para perder abultadamente y usó para ello nada menos que a los Rodríguez Orejuela.
Algunos dirigentes políticos colombianos consideran que la crítica al tema ético debe tener menos valor.

Que está sobrevalorado. Triunfan con ello los valores esposados por Pablo Escobar, creador del todo vale y de a cualquier precio.

Y claro, pierde la doctrina esposada por ejemplo por Luis Carlos Galán, cuya lucha se basó en la batalla contra esos ‘nuevos’ valores.

Y la cuerda se rompe cuando ya no estira más: eso le pasó a los 4 partidos tradicionales al unirse en la primera vuelta y les apareciera el ingeniero Rodolfo con su partido ‘Liga Anticorrupción’ y les pasara por encima con poco esfuerzo.
Para Putin, y lo dice en el documental, estos juicios de comportamientos son una especie de imperialismo moral de occidente.

Como si la corrupción no generara costos de transacción culturales en las rupturas de confianza entra las personas y comunidades o los países; y costos de transacción económicos que todo el mundo entiende sus impactos.

Recordemos el refrán que dice que “a todo pavo le llega su Nochebuena”. Nosotros tan acostumbrados a definir el largo plazo como en la semana o el mes que viene, veremos tarde o temprano las consecuencias desde lo personal hasta lo social de esa ruptura de la cuerda.

Carlos Enrique Cavelier
carlosenriquecavelier@gmail.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes