Carlos Gustavo Álvarez
Columnista

Una nota y dos adioses

Palabras de despedida para Édmer Tovar, quien se retira como editor general de Portafolio.

Carlos Gustavo Álvarez
POR:
Carlos Gustavo Álvarez
mayo 21 de 2021
2021-05-20 08:40 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb679eb2280.png

Como fruto de una amistad extensa que ya abarca varias décadas, me ha correspondido escucharle a Édmer Tovar la historia de su vida, relatada por episodios que ocupan los espacios de un café o de un almuerzo mercenario, pues siempre tiene que volver al trabajo, al cierre, a cumplir con su deber como Editor de Portafolio.

En más de una ocasión hemos quedado citados para decretar un poco de calma en esa premura, y estructurar una conversación acerca de sus anécdotas de miscelánea, que él suele relatar, además, con un entusiasmo novedoso y febril. Tal vez lo hagamos ahora que me ha anunciado a mí, en el conjunto de columnistas de Portafolio, que deja el cargo de editor del diario, luego de 17 años de trabajo y se va a disfrutar de la que espero sea plácida condición de pensionado.

Édmer nació en Montenegro, Quindío, pero desde los 4 hasta los 18 años vivió en Pitalito, Huila. Comenzó a trabajar desde los 10 años en la finca de su papá. Cogía café, desyerbaba, ordeñaba y se multiplicaba en todos los oficios del campo, que recuerda permeados por la dureza, pero aliviados por la serenidad de la vida rural.

Tenía 14 años cuando emprendió un retorno al Quindío natal, a coger café y a jornalear. Dos años después volvió a Pitalito. Ese ir y venir, y ese deleite en la vida campesina, terminaron para Édmer con el final de su bachillerato en Bogotá, en 1979, el gusto por la radio y su matrícula en el Inpahu para estudiar Periodismo. Se graduó en 1983, y se fue a trabajar en Radio Súper, de Tunja, ciudad que no conocía, a la que llegó aperado de una tula precaria, y en la que se desempeñó como redactor y locutor del noticiero, especializándose en la pedagogía de hacerlo todo, que así son las cosas en la cotidianidad de las ciudades intermedias.

A EL TIEMPO ingresó el 1 de abril de 1985, como corresponsal en Girardot. Un año y medio después fue trasladado a Bogotá. Fue un reencuentro con el sector agropecuario. Dos años después, fue designado Subeditor de la Sección de Tierras y Ganados, que coordinó durante 12 años. Fue redactor económico, cabalgó por todo tipo de fuentes y luego de 15 años de labores, se fue a desempeñar el cargo de Gerente Nacional de Comunicaciones del Banco Agrario. Siendo Silverio Gómez subdirector de Portafolio, en enero de 2004 lo llamó para ocupar el cargo de editor. Esos son los 17 años que terminan para Édmer Tovar, luego de trabajar con Ricardo Ávila durante 12 años y desde hace dos con Francisco Miranda.

Esta nota, también encorsetada por el número de palabras, me sirve para expresarle a mi amigo mi gratitud y mi admiración. Hemos compartido la vida en Portafolio, que también llega a su final para mí como columnista, cargada de agradecimientos con quienes la hicieron posible. Feliz nueva vida, querido y admirado Édmer.

CARLOS GUSTAVO ÁLVAREZ
cgalvarezg@gmail.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes