Carlos Gustavo Álvarez

Cartagena: ¿falso o verdadero?

La VI Cumbre de las Américas irradió al mundo dos grandes noticias: el escándalo de algunos agentes secretos de los Estados Unidos y la libertad de Ublime.

Carlos Gustavo Álvarez
POR:
Carlos Gustavo Álvarez
abril 30 de 2012
2012-04-30 09:43 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb679eb2280.png

La primera puso a Cartagena en el ojo del tifón. La segunda generó uno de los efectos más contundentes en la historia del Himno Nacional: ya se entona la nueva versión. Pero es, sin duda, la champeta sexual de los body guards la que ha generado todo tipo de especulaciones (“Los agentes secretos no pensaron en Obama, solamente ellos pensaban estar en la cama”). Conviene distinguir lo verdadero de lo falso.

Culpable es el servicio secreto. Verdadero. Cuando unas personas están encargadas de la seguridad del  personaje más influyente del mundo, no se pueden poner a gatear por los cuartos. Y mucho menos a correr riesgos de escándalo internacional. Otra voz: ahí están pintados los hombres. Este argumento invoca las nociones de la ingénita debilidad masculina, agravada bajo circunstancias tropicales. Pero se derrumba con la sospecha que los  agentes venían con plan elaborado, una de las muchas facilidades que ofrecen a extranjeros normales y a pedófilos consumados las redes de prostitución de La Heroica.

Donde hay un hombre, hay prostitución. Por definir. La señora Canciller ha propuesto al mundo esta premisa, sólo comparable a la de los peripatéticos filósofos Nule en la Atenas Suramericana (“la corrupción es inherente al ser humano”) y a la del famoso pensador Ovón de Cnosos: “¿Qué fue primero: el huevo o la gallina?”. La discusión ha comenzado, y se anuncia un primer borrador de trabajo para la celebración del Bicentenario en 2019. Partimos de un hecho innegable: fue una frase desafortunada, señora Canciller.

Putas hay en todas partes. Verdadero. Y hasta son tristes en la obra de Gabo, cuyas memorias, según @JoseObdulio, se están agotando en la feria del libro. Dicen que es el oficio más antiguo del mundo. No sé. Pero en el momento cumbre del imperio sumerio (4º milenio A.C.), los sacerdotes administraban un templo – burdel en Uruk.

Cartagena es la culpable. Falso. Pero para todos es claro que el jaleo de los gringos sacó el tema del punto ciego. Como señala Oscar Collazos, el mercado está allí, esperando clientela. Como denuncia la senadora Gilma Jiménez, lo peor es que gran parte de ese tráfico de explotación sexual y trabajo forzado son niñas y niños vendidos por Internet. Confirma el Departamento de Estado, que mandó a los agentes.

EE.UU. debe ofrecer más excusas. Verdadero. Declaración pública de Obama.

Nadie está preparado para que en algún momento le digan: “este pedacito de San Andrés ya no es de ustedes”. ¿Falso o verdadero?

CARLOS GUSTAVO ÁLVAREZ G.

cgalvarezg@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado