close
close
Carlos Gustavo Cano
Columnista

Lo que falta para la ‘normalidad’

La autoridad monetaria ha respondido, llevando su tasa de interés real a un nivel cercano a cero, brindando liquidez al sistema financiero.

Carlos Gustavo Cano
POR:
Carlos Gustavo Cano
abril 09 de 2021
2021-04-08 08:46 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/01/26/6010703ac18c4.png

Como es costumbre ritual, tanto los organismos multilaterales como los principales bancos de inversión, desde el inicio del año, han atosigado al mundo con sus pronósticos sobre el devenir de la economía planetaria y sus regiones más representativas.

En tiempos de ‘normalidad’, sus ejercicios solían gozar de muy alta credibilidad. Pero ahora, cuando los supuestos sobre los que los efectuaban se han trastocado de manera nunca antes vista por motivo de un microbio aún desconocido, invisible e impredecible, el cual, a la manera de extraterrestres nos ha invadido por todos los flancos de la tierra, la ortodoxia sobre el manejo del aparato productivo se halla por lo pronto en vilo.

Hoy el nuevo nombre de la ‘normalidad’ es la incertidumbre. Jamás antes las expectativas sobre la suerte de la economía habían dependido en tan alto grado de unas vacunas que todos anhelamos que hagan las veces de maná del cielo.

Si por ‘normalidad’ se entiende recuperar el tamaño del producto interno bruto que teníamos en febrero de 2020, o sea la víspera del inicio de la pandemia, no resulta creíble que ello pudiera ser posible, en el mejor de los casos, antes de tres años.

Si así se lograre, sería un genuino milagro, a la luz de las historias de las crisis estudiadas por los más autorizados académicos como Carmen Reinhart y Kenneth Rogoff (This Time is Different), Charles Kindleberger (Manias, Panics and Crashes), y Nouriel Roubini (Crisis Economics), entre otros.

Para no hablar de la Biblia, el primer e inmortal tratado sobre el tema que nos describió los ciclos de siete años de las vacas gordas y los siete de las de las vacas flacas.

Una excepción fue la Gran Depresión de los años 30 del siglo pasado, la cual, pese a los colosales esfuerzos de las políticas monetaria y fiscal del gobierno de Franklin Delano Roosevelt (1933 - 1945), no se superó hasta el final de la Segunda Guerra Mundial.

El desempeño de la economía colombiana, hasta el amanecer del Covid 19, se hallaba a la delantera de las de sus pares en la región. Pero el impacto de este virus sobre la demanda, así como lo sucedido en el resto del globo, ha sido devastador.

La autoridad monetaria ha respondido apropiadamente ante la crisis, llevando su tasa de interés real a un nivel cercano a cero, brindando suficiente liquidez al sistema financiero, y agotando por tanto su munición. Queda en el terreno macroeconómico la política fiscal.

Urge que el Congreso le otorgue su sello aprobatorio al proyecto de reforma que el Gobierno está presentando a su consideración. Y que ese apoyo sea secundado asimismo por la ciudadanía. Ello resulta indispensable para asegurar el retorno a la normal ‘normalidad’.

Carlos Gustavo Cano
Excodirector del Banco de la República y exministro de Agricultura.

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes