Carlos Holmes Trujillo García
Columnista

El gran discurso de Duque

Duque abrió el camino al entendimiento con todos los ciudadanos que tengan las mismas convicciones.

Carlos Holmes Trujillo García
POR:
Carlos Holmes Trujillo García
mayo 28 de 2018
2018-05-28 08:57 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb67f8a11c9.png

Los discursos de los grandes dirigentes siempre le han abierto un camino nuevo a la sociedad. Por esa razón, se siguen recordando y citando intervenciones de Alberto Lleras, Kennedy, Martin Luther King, Lincoln, Churchill y Reagan, para mencionar solamente algunos nombres.

Ellos, además de otros líderes, supieron interpretar bien los anhelos de sus pueblos y, en momentos coyunturales, lograron comunicarse con su gente mediante palabras inspiradoras que desataron fuerzas positivas de transformación y cambio. Es en esas ocasiones cuando se vislumbra el destello de visiones que trascienden el momento.

Resulta, entonces, un acto de justicia esperanzadora señalar que anoche Iván Duque, con motivo de su victoria en la primera vuelta, siguió elevando su perfil público. ¡Qué gran discurso!

Sereno, sin estridencias, firme y conciliador al mismo tiempo, respetuoso y gallardo con sus competidores, claro, convocante e ilusionante. Fue una intervención destacada tanto en la forma como en el fondo.

Con respecto a lo primero, consiguió conciliar la emoción con la razón. Ese equilibrio no es fácil cuando se están conociendo decisiones populares de trascendencia. Sin embargo, Duque lo logró. Insistió en el programa que le ha presentado a los colombianos con el rigor académico que lo distingue, en medio de expresiones oportunas que inyectaron mayor ilusión a la sociedad colombiana.

Reconoció el esfuerzo de sus émulos, singularizó los aspectos de las propuestas programáticas de Fajardo, Vargas Lleras y De la Calle, con las que coincide, y agradeció, óigase bien, agradeció el esfuerzo que hicieron durante largos meses, por su contribución al fortalecimiento de la democracia. E invitó a Gustavo Petro a un debate respetuoso.

De esta manera, abrió el camino al entendimiento con todos los ciudadanos que tengan las mismas convicciones, a fin de seguir fortaleciendo la alianza por Colombia. Hizo un llamado a la unidad de los colombianos, pidió dejar atrás odios y apelaciones a la lucha de clases, dibujó los perfiles de la patria del futuro y fue enfático cuando dijo: quiero gobernar con todos y para todos.

Eso es lo que necesita el país. Esta patria desesperanzada requiere que se edifique un futuro mejor, sin exclusiones, gracias a la unidad, la legalidad, el emprendimiento y la equidad. Y ese es el nuevo tramo que empezó a recorrer ayer mismo el joven líder de la nación.

Concordia, no recriminaciones, futuro, no pasado, ilusión, no más desilusiones, en fin, la certeza de que la esperanza está por encima del odio de clases, tal como lo dijo en uno de los momentos más brillantes de las palabras que pronunció para señalar el rumbo.

Dejó, nuevamente, claras las prioridades que abocará en materia de lucha contra la corrupción, la reforma al sistema de salud y a la educación en procura de la equidad, y con relación al impulso a una economía dinámica, solidaria y cristiana, en la que ganen los trabajadores y los empleadores.

Reiteró, de otro lado, la decisión de bajar impuestos y subir salarios. Colombia amaneció, gracias al talante de Duque, ilusionada, esperanzada. El 27 de mayo demostró que tuvo razón aquel pensador que dijo que los verdaderos dirigentes son los que hacen las cosas apropiadas. Ayer, el próximo Presidente de los colombianos hizo lo apropiado, pero, además, en la forma apropiada.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado