close
close
Carlos Tellez

A medio camino

Las buenas conversaciones estratégicas balancean pasado y futuro, generan decisiones, mantienen la pertinencia de la estrategia.

Carlos Tellez
POR:
Carlos Tellez
junio 30 de 2021
2021-06-30 08:24 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/01/26/60107a1624bd2.png

Comenzamos hoy el segundo semestre de 2021, cuya primera mitad estuvo marcada por diversos hechos que no anticipábamos al finalizar el año pasado. En el caso de Colombia, no veíamos en el horizonte una profundización de la crisis sanitaria como la que hemos evidenciado, y tampoco imaginamos las semanas oscuras que vivimos el pasado mes de mayo. No creíamos que la vacunación avanzaría al ritmo positivo que lo ha hecho, o que numerosas economías del mundo estarían en un ritmo de actividad como el que han logrado. Estos hechos nos muestran el nivel de incertidumbre que ahora vivimos, el cual suele ser más fácil de reconocer en retrospectiva que imaginando el futuro.

En medio de este escenario, las organizaciones sostendrán por estos días sesiones de conversación estratégica para reflexionar sobre lo sucedido en el primer semestre, definir sus focos de gestión para lo que resta del año y empezar a imaginar una versión posible del 2022 que sirva como referencia para elaborar sus presupuestos. Tales conversaciones son ahora de mayor complejidad e importancia. Para lograr el mejor provecho de este diálogo estratégico, estos son cuatro aspectos claves que sugiero incluir en ellos.

En primer lugar, identificar aquellos logros importantes conseguidos con la estrategia actual. Es relevante establecer, al analizar los resultados globales de una estrategia, cuáles obedecen a la gestión intencional de la organización y cuáles podrían estar relacionados con externalidades coyunturales en tanto, sin perder su mérito, estos son de una naturaleza diferente.

Un segundo tema es determinar aquellos asuntos claves que, siendo parte de la estrategia planteada, no han avanzado apropiadamente. Es importante entender si la falta de ejecución se debe, por ejemplo, a pérdida de su valor estratégico, a falta de recursos u obedece a condiciones temporales del entorno que impidieron su puesta en marcha.

Con los insumos de estos dos primeros capítulos, que miran al pasado reciente, conviene abordar los otros dos enfocados en el futuro. Así entonces, el tercer punto de conversación sugerido es identificar los ajustes que requiere la estrategia dadas las circunstancias, los cambios en los supuestos sobre los cuales está construida y los resultados obtenidos hasta el momento. Mantener fresca y viva la estrategia, como una conversación constante, es clave para llevarla a la realidad.

Finalmente, un cuarto asunto será conversar sobre los retos previsibles para ejecutar esa estrategia ajustada a fin de gestionarlos proactivamente, así como definir las prioridades estratégicas de corto plazo y los focos de gestión para avanzar en ellos tanto en lo que resta de 2021 como con miras al año siguiente.

Las buenas conversaciones estratégicas balancean pasado y futuro, generan decisiones, mantienen la pertinencia de la estrategia y refrescan el compromiso del talento que la implementa.

CARLOS TÉLLEZ
carlos@carlostellez.co

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes