Carlos Tellez
columnista

¿Cómo llegar a una junta?

Ser miembro de junta directiva es hoy un oficio en sí mismo, al cual es posible acceder con persistencia. 

Carlos Tellez
POR:
Carlos Tellez
febrero 17 de 2021
2021-02-17 07:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/01/26/60107a1624bd2.png

En época de asambleas de accionistas es posible recibir la invitación a ser miembro de una junta directiva. También es factible trabajar para propiciar esta invitación. Estas son recomendaciones para llegar a un directorio según expertos en el tema, y desde mi experiencia de veinte años participando de ellos. En primer lugar, es fundamental entender el papel de las juntas y las implicaciones que tiene ser su miembro. De vigilantes retroactivos, pasaron a contribuir ampliamente en el desarrollo de las organizaciones. Pertenecer a ellas tiene recompensas, como el desafío intelectual, retos, como la demanda de tiempo, y riesgos, por la responsabilidad legal asumida.

Desde este entendimiento, es posible luego identificar las competencias profesionales y personales que se necesitan para este cargo a fin de evaluarlas en nosotros mismos como potenciales candidatos. Una vez superada esta prueba, podemos dar dos pasos adicionales.

Inicialmente, definir nuestras motivaciones para hacer parte de una junta directiva, lo cual es una pregunta frecuente en las entrevistas para ese cargo. Con ellas claras, es fundamental identificar el valor que podemos agregar a un directorio desde nuestra experiencia y conocimientos, entre otros aspectos. Hoy son rasgos y competencias apetecidos por los directorios, por ejemplo, la diversidad, el conocimiento en tecnología y ciberseguridad, y la experiencia en temas sociales y ambientales. Una vez claro nuestro aporte potencial, podemos pasar a definir entonces el tipo de entidad para cuya junta seríamos un miembro adecuado. Los directores no suelen ser elegidos de manera aleatoria, sino alineada con necesidades particulares de cada organización.

Concluida la reflexión respecto a las cinco perspectivas mencionadas, idealmente enriquecida por conversaciones con miembros de junta directiva o personas conocedoras del tema, es pertinente pasar a trabajar en nuestro entorno. Para empezar, es vital hacer público nuestro interés en pertenecer a un directorio, lo cual podría no ser intuitivo para los demás. En tal sentido, es crítico activar nuestra red de contactos, dentro de los cuales sobresalen miembros de juntas directivas, firmas de búsqueda de talento, y personas activas en el ámbito empresarial. Para trascender nuestra red vigente, es importante también posicionarnos hacia las audiencias objetivo como una persona con competencias para el cargo. Para tal efecto, es relevante alinear nuestra presencia en redes sociales a este objetivo, tanto desde el perfil como desde crear o compartir contenidos, y mostrar legitimadores sólidos relacionados, por ejemplo, con experiencia gerencial y formación especializada orientada a integrar un directorio.

Ser miembro de junta directiva es hoy un oficio en sí mismo, al cual es posible acceder con persistencia y poniendo en práctica las recomendaciones mencionadas.

Carlos Téllez
Consultor
ctellez@bexco.co

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes