close
close
Carlos Tellez
Columnista

Conversaciones incómodas

Las buenas conversaciones estratégicas, efectivas y esclarecedoras, ahora tendrán que ser tal vez más incómodas que antes.

Carlos Tellez
POR:
Carlos Tellez
julio 27 de 2022
2022-07-27 10:55 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/01/26/60107a1624bd2.png

Las mejores estrategias empresariales y personales surgen de conversaciones, por ello insisto en utilizar esta palabra en el título de algunos de mis escritos. Las preguntas son el eje del lenguaje estratégico, y las buenas conversaciones el escenario para explorar sus respuestas. Hoy necesitamos mejores conversaciones en nuestras empresas y organizaciones al tiempo que podríamos estar enfrentando obstáculos más elevados para lograrlas derivados de nuestra cultura. Para sobreponernos a ellos tendremos que incomodarnos, es decir, alterar algunas costumbres culturales.

Toda comunidad humana tiene una cultura implícita, bien sea al nivel de un país, región o empresa. Existe una forma de hacer las cosas compartida, que habita como contexto para las conversaciones. Geert Hofstede, académico holandés estudioso de la cultura de los países, las caracterizó en decenas de ellos utilizando 6 dimensiones desde una generalización amplia que es útil como referencia. Los países andinos, Colombia y sus vecinos, tenemos culturas jerárquicas, en las que la asimetría de poder es aceptada y genera distancia, y colectivistas, donde los individuos privilegian el cuidado de sus relaciones. Así mismo, medianamente competitivas en lo individual, no es elevado el enfoque a lograr resultados, y altamente aversas a la incertidumbre. Muy orientadas al corto plazo y tendientes a anteponer la calidad de vida frente a esfuerzos o sacrificios que la amenacen.

Desde este contexto cultural, es retador tener buenas conversaciones estratégicas que hoy demandan de las personas franqueza, transparencia, arriesgarse a proponer, ser políticamente incorrectas, cuestionar paradigmas, confrontar a otras, no dejarse sobrecoger por la complejidad, confiar en el largo plazo y acoger decisiones que implicarán sacrificios. En medio de la elevada incertidumbre actual sería posible, por ejemplo, que en los equipos se agudice la jerarquía que impide la franqueza, el colectivismo que evade el debate, la pobre competitividad individual que sucumbe lánguidamente a consensos, la indulgencia personal para compensar el desasosiego colectivo, o la negligencia frente al largo plazo por las angustias del corto plazo. Las empresas tienen una cultura propia, pero ellas operan dentro de un marco cultural social más amplio del cual es importante hacer consciencia para abordar retos potenciales que representa.

Las buenas conversaciones estratégicas, efectivas y esclarecedoras, ahora tendrán que ser tal vez más incómodas que antes. Y para ello, será importante reconocer abiertamente nuestra cultura empresarial y social, advertir la intención de trascender algunas barreras que ellas imponen, declarar y legitimar prácticas deseables para ese nuevo estilo de conversación, proveer un contexto seguro donde sea posible asumir riesgos, liderarlas menos desde la jerarquía y más desde la igualdad, incrementar la diversidad de los asistentes, y prepararse mejor para ellas intelectual y emocionalmente.

Carlos Téllez 
​carlos@carlostellez.co

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes