close
close
Carlos Tellez
Columnista

Estrategia 2023

Racionalidad frente al pasado, razonabilidad frente al futuro.

Carlos Tellez
POR:
Carlos Tellez
septiembre 22 de 2022
2022-09-21 10:03 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/01/26/60107a1624bd2.png

En las actuales circunstancias, hablar de estrategia será particularmente interesante antes de elaborar los presupuestos para 2023. Las proyecciones financieras anuales de una compañía hacen cuantitativamente explícita su intención, la cual surge de conjugar estrategia y visión del corto plazo. La estrategia no es un plan, ni una predicción especulativa del futuro inmediato. Ella es un marco de referencia, compuesto por escogencias, útil para trazar una ruta de corto plazo compatible con un destino en el mediano definido intencionalmente.

En el pasado, la estrategia era quizás más estable y los presupuestos tenían mayor inercia por asuntos del entorno o simple costumbre. Ahora, en cambio, será definitivo hacer una pausa para validar la estrategia y acordar supuestos de corto plazo antes de correr proyecciones. Cualquier escenario base acordado tendrá ajustes en el camino a juzgar por la percepción de incertidumbre de los empresarios: en Colombia, por ejemplo, en la medición más reciente de clima de inversión realizada por la Andi, persiste la lectura de un entorno altamente incierto para cerca del 70% de los encuestados. Las conversaciones estratégicas que orientarán el presupuesto del próximo año necesitan combinar, en esta oportunidad, racionalidad con razonabilidad, inercia con incertidumbre, y una versión base con escenarios.

El componente racional implica recolectar y analizar información disponible. Toda ella es del pasado, y de su análisis derivan conclusiones para hacer sentido de lo sucedido y entender mejor la situación presente. En tanto la estrategia es un acto de creatividad mirando al futuro, en estas conversaciones será pertinente imaginar una versión razonable del corto plazo dentro del marco de la estrategia, así como variaciones de aquella que parezcan posibles, esto es, creíbles y probables desde nuestras estimaciones intuitivas y estructurales. Racionalidad frente al pasado, razonabilidad frente al futuro.

Es muy probable que, aún en medio de la incertidumbre percibida, el corto plazo nos ofrezca estabilidad en algunos elementos que lo determinan. En cada industria, y para cada empresa, posiblemente alguna inercia se mantenga, lo cual permitirá enfocar la necesaria flexibilidad de la estrategia, y de sus proyecciones, alrededor de los factores que más posibilidad tienen de variar. Tendremos volatilidad, y también inercia.

Los factores de alto impacto, con mayor potencial de oscilar, nos permiten elaborar a su vez escenarios, desviaciones posibles de la proyección de referencia, la cual no busca acertar inequívocamente como con ingenuidad pretendían las visiones lineales del futuro en las que se fundaban presupuestos aprobados para ser inamovibles. Establecer supuestos estables y oscilantes, analizar información e imaginar futuros razonables, definir un escenario base y algunas de sus variaciones más probables, son temas sugeridos para hablar de estrategia mirando al 2023. 

Carlos Téllez 
​carlos@carlostellez.co

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes