close
close
Carlos Tellez
Columnista

Estrategia y realidad

La información más sólida y fresca que tenemos acerca del futuro es el presente.

Carlos Tellez
POR:
Carlos Tellez
noviembre 17 de 2022
2022-11-17 12:33 a. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/01/26/60107a1624bd2.png

El presente es donde todo empieza, incluyendo el futuro. Esta es una reflexión obvia para muchas personas, y siempre pertinente para evitar que equipos bien intencionados, pero desesperados por resolver su porvenir incierto, cometan uno de los errores más comunes en las conversaciones estratégicas valiosas: soñar de espaldas a su realidad.

No soy un escéptico de los sueños empresariales. Aun así, considero qué, para escoger un destino y las maneras de alcanzarlo, es importante que en un equipo ejecutivo sus miembros entiendan quienes son, con qué cuentan, qué entorno les rodea, cuál es el estado de su empresa, a qué recursos pueden verdaderamente acceder y, muy importante, qué realidades de corto plazo necesitan trascender para acercarse a su futuro deseado. Esto sumado a la importancia que tiene para una cúpula gerencial conversar de estrategia consciente de la visión de los accionistas y junta directiva de su empresa, todos ellos protagonistas también de esa realidad.

Si aceptamos algunas premisas básicas, por ejemplo, que estrategia no es lo que decimos sino lo que hacemos, que la estrategia no es una lista de deseos sino un compromiso que materializamos todos los días, que la estrategia no es apenas un destino que habita en el futuro sino también el camino cotidiano, que la estrategia no es un plan sino un marco de referencia creíble compuesto por escogencias claras que nos permiten enfrentar la incertidumbre con un criterio de referencia, y que una pregunta clave que responde la estrategia es la manera de pasar del presente al futuro deseado de forma práctica y no en abstracto, entonces hacer consciencia de la realidad presente es indispensable en las conversaciones estratégicas.

Una pregunta clave a plantearse, como parte de ese hacer consciencia de la realidad, es la siguiente: ¿Qué explica los resultados con los que cerraremos este 2022? Positivos o negativos, es crítico entender siempre qué fue lo que pasó. En una empresa que acompañé recientemente a definir su direccionamiento estratégico para 2023, cuyos resultados para el presente año serán extraordinarios, obtuve esta respuesta a esa pregunta: "se nos alinearon los astros". Es algo para celebrar, pero no es suficiente quedarse en la frase pintoresca. Es necesario indagar, del contexto vivido, que es replicable y que fue accidental, que factores podrían conservar su inercia y cuáles claramente no, qué está en manos del equipo sostener, qué es posible cambiar y qué definitivamente va a desaparecer. De esta manera identificamos, de esa realidad observada y de la hoy observable, con que contar y que suponer para el próximo año.

La información más sólida y fresca que tenemos acerca del futuro es el presente.

Carlos Téllez
carlos@carlostellez.co

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes