close
close
Carlos Tellez
Columnista

Lo hecho y lo por hacer

A cada uno de Ustedes, y a sus seres queridos, mis mejores deseos por un 2022 colmado de salud y bienestar.

Carlos Tellez
POR:
Carlos Tellez
diciembre 15 de 2021
2021-12-15 08:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/01/26/60107a1624bd2.png

Nuestra naturaleza humana suele llevarnos a querer hacer mucho más de lo que realmente podemos en el tiempo que tenemos disponible. El deseo de evolucionar aceleradamente en los ámbitos que nos interesan, o de transformarnos con urgencia por gusto o necesidad, así como la intención permanente de superarnos a nosotros mismos, son algunos de los inductores que nos mueven a elevar las expectativas sobre nuestras propias capacidades y recursos. Este rasgo tan humano difícilmente podría calificarse como negativo, por el contrario, refleja confianza y optimismo. Pero aun así requiere que lo reconozcamos conscientemente para gestionarlo y lograr de él más beneficios que frustraciones.

Al aproximarse la conclusión de este año, el resultado de evaluar los objetivos que nos fijamos en su inicio seguramente será mixto: logros importantes y pendientes sin avance significativo. Estas son tres sugerencias para abordar este balance y evitar frustraciones innecesarias. Primera, haga el listado completo de lo que logró antes de repasar el inventario de aquello que quedó por hacer. La satisfacción por lo conseguido compensará la desazón por lo pendiente. Segunda, identifique entre lo aplazado aquello que no le genera incomodidad alguna haber hecho a un lado dentro de sus prioridades en este año que pasó y considere eliminarlo de su lista para el próximo año. Algunos de estos pendientes simplemente reflejan sus renuncias inteligentes en el camino recorrido. Tercera, priorice en su nueva lista de objetivos para el próximo año aquellos pendientes que más incomodidad le generan hoy, con lo cual la frustración por lo no hecho podrá convertirse en motivación para enfrentar temprano en 2022 lo por hacer.

En la escogencia de nuestros objetivos para este 2022 sabemos que el riesgo de excedernos nos acompañará. Y quizás será mejor correrlo que concluir al finalizar el próximo año que nos faltó voluntad, interés o visión. Sin embargo, para contrarrestar ese riesgo le sugiero considerar dos ideas interesantes. Primera, reconocer que una agenda que no está colmada nos da la flexibilidad que necesitamos para enfrentar imprevistos y aprovechar oportunidades que no anticipamos en el presente. Segunda, aceptar que necesitamos escoger, y que cada vez que nos inquietemos por aquello a lo que dijimos que no, podremos recordar a qué dijimos que sí.

Concluyo mi última columna de 2021 agradeciendo a todos los lectores de Portafolio por acompañarnos, y de manera muy especial a quienes generosamente le concedieron su tiempo y atención a mis escritos, los cuales compartí este año tan exótico con la esperanza de motivar su reflexión y aportarles ideas para acelerar sus logros profesionales y personales en medio de condiciones tan excepcionales. A cada uno de Ustedes, y a sus seres queridos, mis mejores deseos por un 2022 colmado de salud y bienestar.

CARLOS TÉLLEZ
carlos@carlostellez.co

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes