close
close
Carlos Tellez

Paradojas estratégicas

Hacer estrategia hoy tiene nuevas buenas prácticas desde nuevos paradigmas que antes considerábamos aparentes paradojas.

Carlos Tellez
POR:
Carlos Tellez
junio 15 de 2022
2022-06-15 08:35 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/01/26/60107a1624bd2.png

Una paradoja, según el diccionario de la Real Academia Española, es un hecho o dicho aparentemente contrario a la lógica. Para hacer estrategia en las empresas, la lógica tradicionalmente prescrita solía destacar, por ejemplo, lo deseable de contar con información sólida y completa para soportar las decisiones, la importancia del rigor metodológico, la necesidad de elevar la racionalidad hasta donde fuese posible en las conversaciones, y la relevancia de contar en estas últimas con participantes formados en temas de negocios.

Así fuimos educados, y estas eran las buenas costumbres hasta hace algunos años. Sin embargo, expertos de la academia y consultores reconocidos empezaron a llamar la atención sobre lo problemáticos que resultaban estos ideales en la práctica, y los dos años recientes, los de esa época que recordaremos como la pandemia, nos han llevado a aceptar que las que parecían paradojas estratégicas eran realmente paradigmas nacientes que estaban definiendo nuevas buenas prácticas para hacer estrategia empresarial.

Desde la lectura, las conversaciones y el ejercicio de mi consultoría, he identificado veinte de estas que parecen paradojas frente al pasado, pero que ahora son nuevos paradigmas. Mencionaré cuatro con su respectivo soporte autorizado. Jesper Sorensen y Glenn Carroll, profesores de la Universidad de Stanford, en su libro Hacer buena estrategia, publicado hace algunos meses, muestran como por encima del rigor metodológico en su proceso de definición, debemos privilegiar la lógica de la estrategia concebida.

De otro lado, el reconocido académico y consultor Roger Martin, en su libro Una nueva forma de pensar, publicado hace un mes, expone que las empresas que cuentan con demasiada información para definir su estrategia, sólida y coherente, caen en la trampa de creer que, sin duda alguna, el direccionamiento al que llegan es el correcto lo cual las vuelve prisioneras de aquel y las inhabilita para corregir flexiblemente su rumbo a tiempo.

A lo largo de la pandemia, la consultora referente global en temas de estrategia, McKinsey, publicó numerosos escritos relacionados con la toma de decisiones y el valor de la intuición, como forma de expresión de la experiencia, para abordar un direccionamiento estratégico en escenarios de alta incertidumbre. La utilidad de la información pura y dura perdió en buena medida su capacidad predictiva, y por ello complementarla con la intuición experiencial se hace necesario.

Finalmente, David Miller, en su libro Negocios hechos simples publicado el 2021, recomienda la presencia de personas no expertas en temas tradicionales del negocio en las conversaciones estratégicas para aportar perspectiva y desatascar a los participantes habituales, quienes tienen mayor riesgo de ver y crear complejidad donde no la hay desde sus paradigmas y conocimientos.

Hacer estrategia hoy tiene nuevas buenas prácticas desde nuevos paradigmas que antes considerábamos aparentes paradojas.

Carlos Téllez
carlos@carlostellez.co

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes