VIERNES, 19 DE ABRIL DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close
Carlos Tellez

Urgencia de valor real

Siempre ha sido pertinente la tarea de revisar y refrescar la propuesta de valor a nuestros clientes

Carlos Tellez
POR:
Carlos Tellez

La inflación y las altas tasas de interés, entre otros factores, han afectado de manera evidente la capacidad adquisitiva de las personas. Así mismo, el costo actual del capital elevó en las empresas las exigencias para invertir y la necesidad de buscar eficiencias para defender su rentabilidad.

En este escenario, el reto de hacer estrategia competitiva se multiplica tanto para las empresas que llegan con sus productos a los consumidores finales como para aquellas que tienen como clientes a otras organizaciones.

El apetito por captar valor real y tangible es ahora mayor a partir de cada unidad monetaria destinada al gasto o la inversión. En el caso de los consumidores finales, enfrentados a restricciones presupuestales, aumenta su intención de explorar alternativas y sustitutos para sus demandas habituales, se resiente su fidelidad a las marcas y algunos de sus hábitos se modifican.

Así mismo, los encargados de las áreas de abastecimiento en las empresas tienen el mandato de optimizar su gestión en la adquisición de bienes y servicios de uso recurrente, mientras que los responsables de adquisiciones de bienes de capital hicieron más ácidas sus evaluaciones financieras y elevaron las exigencias a sus potenciales proveedores. En síntesis, competir ahora es más retador para todos.

Siempre ha sido pertinente la tarea de revisar y refrescar la propuesta de valor a nuestros clientes. La demanda por valor tangible de su parte, y la necesidad en las empresas de materializar eficiencias internas, hace de esa conversación estratégica una tarea ahora urgente. Dicha propuesta es el conjunto de todo aquello que hacemos, entregamos y ponemos a disposición de los clientes para que, en su interacción con nuestra empresa, materialicen valor.

Estas son algunas preguntas que, a manera de ejemplo, les sugiero incluir en esa conversación, las cuales han sido efectivas en mis consultorías recientes: ¿Qué atributos de nuestros productos o servicios son ahora los más generadores de valor para los clientes? ¿Cuáles, en cambio, han perdido relevancia y los podemos minimizar e incluso retirar? ¿Qué nuevas formas de generar valor a los clientes, más efectivas para ellos y eficientes para nosotros, podemos incluir en nuestra propuesta? ¿A qué estarían dispuestos a renunciar nuestros clientes a cambio de una mejora en el precio? ¿Cuáles son los inductores de costo y gasto más significativos para entregar nuestra propuesta de valor y cómo se correlacionan con los generadores de mayor valor percibido por los clientes?

La coyuntura actual es una oportunidad privilegiada para dar una mirada crítica a la alineación entre lo que hacemos por nuestros clientes y el valor que perciben, y entre cada centavo que gastamos e invertimos y su retorno verdadero.

CARLOS TÉLLEZ
​carlos@carlostellez.co

Destacados

Más Portales

cerrar pauta

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes