Cecilia López Montaño
Análisis

Gobierno: a endeudarse

Fortalecer el sector salud demandará un esfuerzo financiero inmenso para atender la pandemia que está en ascenso en el país. 

Cecilia López Montaño
POR:
Cecilia López Montaño
marzo 26 de 2020
2020-03-24 09:30 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb6812ee3de.png

En estos momentos, el fortalecimiento del sector salud demandará un esfuerzo financiero inmenso para atender la pandemia que está en ascenso en el país.
También es el gobierno el que debe asegurarse de que millones de colombianos tengan los recursos para poder alimentarse y además, muchísimas empresas, grandes, medianas y especialmente pequeñas, necesitan de su apoyo para no quebrarse y no despedir a sus trabajadores.

En fin, frente a esta inmensa crisis solo un esfuerzo gigantesco del gobierno, como menciona Mauricio Cárdenas en su columna en El Tiempo, podrá suavizar la curva de la economía y evitar esa otra crisis demoledora.

La única salida real es que el gobierno se endeude hasta el alma. Obviamente, eso significa que todos los colombianos tendremos que ayudar a pagar ese titánico esfuerzo cuando se empiece a recuperar la gente y la economía. Pero a diferencia de lo que ha sido la historia colombiana eso se tendría que hacer exigiéndole a la gente esta obligación de pagar impuestos de acuerdo a sus capacidades reales.

Claro que la solidaridad de los que tienen con los que carecen de lo básico ha empezado a surgir, pero señor presidente, el hambre de millones de compatriotas no se resuelve solo con que cada uno de los que tienen adopten una familia. Esto es importante pero la dimensión de la necesidad de impedir que millones de colombianos entren en la indigencia obliga al gobierno a realizar un esfuerzo gigantesco para apoyarlos. El tema ahora además, es el cómo.

Lo primero que tiene que quedar en claro es que la sociedad colombiana no se divide en tres categorías: los pobres, la clase media y los ricos. A los pobres, 27% de la población, el gobierno ya decidió poner en práctica una estrategia que reforzaría los subsidios que ya existen: Familias en Acción, Jóvenes y Adultos Mayores; la pregunta es con cuánto.

Pero resulta que la siguiente categoría son los vulnerables, 39% de la población, que ya superaron la línea de pobreza pero que viven en el día a día, sin ahorros, y en una importante proporción en manos del Gota Ahorro para financiar sus pequeñas actividades.

Nadie los reconoce, ni siquiera el gobierno, que además, los confunden con los pobres. Por ello no existen estrategias específicas para ellos y en consecuencia no hay instrumentos públicos de apoyo. Tampoco los cubre el microcrédito porque sus ingresos son inferiores al salario mínimo y tienen un riesgo demasiado alto para el sistema.

Pero además están los microempresarios atendidos por la banca especializada en este sector, 2,9 millones, que son en su gran mayoría vendedores de arepas, de aguacates y hasta dulces en las esquinas. Sus actividades solo generan ingresos día a día y tienen créditos que no podrán pagar si esta crisis se prolonga.

Aquí también las medidas del gobierno para el sistema bancario deben cubrir a este subsector probablemente con apoyos distintos a las que requieren los grandes bancos. Además, las ayudas individuales son mucho menos probables.

Si fuera realmente cierto que la gran mayoría de la población está bancarizada, las políticas obvias consistirían en transferir dineros para alimentos y medicinas, pero la verdad es que por ejemplo los vulnerables y aun los microempresarios más pequeños no lo están y por consiguiente esta posibilidad no existe.

Imaginación es lo que se requiere ya. ¿Bonos para comprar comida y medicinas a través de las grandes cadenas sería una estrategia posible? ¿Distribuir mercados a estratos bajos, 2 y 3? En fin, es fundamental que un equipo del gobierno explore posibilidades de inmediato y lo único que no puede aceptarse es que no haya recursos.

A endeudarse señor gobierno. Obvio, los sectores poderosos deben contribuir y todas las ideas de aquellos que conocen el tema deben ser bienvenidas pero debe haber un equipo dentro del gobierno de aquellos que manejan temas sociales y que deben ser conscientes de esta realidad.

¿Dónde está el Departamento de Prosperidad Social cuya responsabilidad va más allá de solo atender a los pobres y tiene que ocuparse de los otros dos grupos mencionados? En total, estamos hablando de la mitad del país.

Y Planeación Nacional tiene suficiente personal preparado para apoyar el desarrollo de nuevas acciones para los grupos más desprotegidos.

Llegó la hora de endeudarse señor gobierno, pero además, los colombianos estamos esperando que aquellos que recibirían exenciones de impuestos desistan de ellas para darle más recursos al Estado. ¿Será esto una vana ilusión?

Cecilia López Montaño
Exministra
cecilia@cecilialopez.com

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes