Cecilia López Montaño
Análisis

Propuestas de empleo que ignoran a la mujer

Es lamentable corroborar, de nuevo, la indiferencia de muchos economistas frente a la realidad de la brecha de género.

Cecilia López Montaño
POR:
Cecilia López Montaño
marzo 14 de 2021
2021-03-14 05:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb6812ee3de.png

Santiago Levy, un reconocido economista mexicano quien ha ocupado importantes posiciones en su país y en el BID además de reconocido consultor internacional, es el director de la Misión de Empleo convocada por el gobierno.

Es el momento de recordar que Roberto Junguito fue quien cumplió una difícil tarea para el presidente Duque que solo él podía realizar.

Consultó a varios economistas sobre sugerencias al gobierno y fue el quien le transmitió la idea de muchos de nosotros de que era vital hacer esta misión. El viernes presentó sus resultados ante un amplio grupo de economistas incluyendo a quienes hemos sido críticos del gobierno en temas de política económica y social.

Algunos no asistieron porque sintieron con justa razón, que su presencia avalaba algo de lo cual no habían hecho parte. Sin embargo, respetando esa posición sí creo que valió la pena porque fue la oportunidad de señalar vacíos. Uno de ellos de inmensos costos para el país: omitir señalar y por lo tanto hacer recomendaciones sobre el peor problema del mercado laboral que tenemos, la situación de la mujer, especialmente de la mujer joven.

Sorprende que los economistas colombianos que forman parte de ese equipo, cuando algunas de ellas han estudiado los problemas de las mujeres, no hubieran planteado la imperiosa necesidad de abordar este tema.

Es lamentable corroborar de nuevo, la indiferencia de muchos economistas frente a la realidad de la brecha de género. Por fortuna Cristina Fernández de Fedesarrollo mencionó esa gran falencia que otras planteamos, y Santiago reconoció que la remediaría.

Un poco tarde en mi opinión porque ha debido ser un tema central porque se trata de plantear alternativas parea resolver no solo un tema de pandemia sino las falencias estructurales de nuestro mercado de trabajo.

Además de esa seria omisión, el tema que personalmente me preocupa, así como a otros economistas no ortodoxos, es si para esta Misión las alternativas se reducen a la hipótesis de que basta con bajar costos de la mano de obra y quitar barreras a la contratación de trabajo formal para generar empleo, lo cual tiene su grado de validez, pero ignora razones de fondo que originan este problema de informalidad y desempleo.

No se considera, por lo menos en lo que conocimos, que se reconozca que tenemos un modelo productivo que no genera empleo. Y se pueden hacer maravillas, pero si no se diversifica la producción del país y se incentivan sectores que sí demandan mano de obra, no será mucho lo que se logre, como lo muestra nuestra historia reciente.

La ausencia de estos dos temas cruciales puede arrojar recomendaciones que ayudarán, pero no tocan temas críticos. Lo que esta sucediendo con las mujeres no solo en Colombia sino en el mundo es muy grave porque no solo aumentó su desempleo, sino que creció de manera muy significativa su nivel de inactividad.

Las mujeres están perdiendo en Colombia, 20 años en su capacidad de generar ingresos y de tener autonomía económica.

Ignorar ese tema es dar recomendaciones que dejan por fuera alternativas de políticas públicas claves, no solo para el mercado de trabajo sino para reducir inmensas desigualdades de género y por ende no contribuir a la equidad.

Ricardo Bonilla le dijo a Santiago Levy que se había creado una Misión Alternativa de Empleo donde también hay economistas reconocidos que quisieran conversar con la Misión del gobierno para intercambiar documentos e información, pero por lo menos en ese momento no se obtuvo respuesta.

Sería la oportunidad de empezar a trabajar sectores que tienen miradas distintas sobre la realidad del mercado laboral, con suficientes créditos para enriquecer tanto el diagnóstico como las recomendaciones de política.

Es entendible que se necesita consultar al gobierno, pero ojalá no se equivoquen cerrando esa puerta de dialogo porque existen en esta Misión Alternativa documentos muy valiosos que complementarían los resultados de la Misión oficial.

Por lo pronto, el costo es muy alto si se tiene una mirada demasiada rápida y fuera de contexto de la crisis que viven las mujeres porque detrás de todo esto está el tema negado para los hombres economistas, el peso de la economía del cuidado noremunerado aspecto crítico durante esta crisis de la pandemia.


Las mujeres con su cuidado remunerado y aun más con el no remunerado, han sido el gran soporte de la crisis, pero al mismo tiempo han pagado mucho más que los hombres su inmenso costo.

Cecilia López
​Exministra.
cecilia@cecilialopez.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes