César Caballero Reinoso
Columnista

25 años de transformación en servicios públicos

Quienes están al frente del sector energético deben ser conscientes de la necesidad de modernizar las normas.

César Caballero Reinoso
POR:
César Caballero Reinoso
agosto 25 de 2019
2019-08-25 05:00 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb68470a5ce.png

Los resultados del último censo muestran los logros de nuestro país en la materia de servicios público domiciliarios. La cobertura de energía eléctrica es hoy del 96% y en las grandes ciudades es prácticamente universal.

El censo de 1993, reportó una cobertura del 76%, es decir, hemos experimentado una ampliación de 20 puntos porcentuales en 25 años.

Tengamos en consideración que en este periodo, el número de viviendas pasó de 6,9 millones a 13,5 millones en 2018. Es decir, en números absolutos casi que se duplicó en 25 años.

En el caso de alcantarillado el crecimiento es menor, pero no menos significativo, pasando de una cobertura de 61% al 76%. En acueducto el aumento fue del 78% al 86%.

La recolección de basura cubría el 61% de los hogares en 1993 y hoy lo hace para el 81%.
El gas domiciliario no se midió en 1993 y hoy ya llega al 67% de las viviendas. Igual ocurre con el internet que hoy cubre el 43%.

En este proceso de transformación la ley 142 de 1994 ha cumplido un papel central. En ella se estableció el marco normativo para que agentes públicos y privados pudieran participar en esta actividad. El sistema no es perfecto, persisten problemas de calidad en el servicio y unas profundas desigualdades entre regiones y entre las áreas urbana y rural.

También casos como Electricaribe nos recuerda profundas fallas que no debemos olvidar, pero también es justo reconocer que el país en materia de servicios públicos domiciliarios ha avanzado de forma muy importante y gracias a ello los indicadores de pobreza por acceso como el de Necesidades Básicas Insatisfechas y de bienestar como el Índice de Condiciones de Vida y el de Pobreza Multidimensional, son hoy mucho mejores.
Asistí hace unas semanas a la Asamblea anual de Andesco, gremio que reúne a las empresas del sector, y allí pude ver una sana combinación de autocrítica y reconocimiento de los logros.

El sector mantiene grandes retos en varios frentes: mejoras en la eficiencia de los servicios, un mejor relacionamiento con los clientes, que son casi todos los habitantes de nuestro país. La conciencia de usar mejor los datos disponibles y como ya lo mencioné las brechas en desigualdad que siguen sin cerrarse.

Quienes participaron en el diseño de esta norma deben sentirse muy satisfechos con los logros, claros y contundentes en la cobertura. Mi reconocimiento a ellos.

El sector es un buen ejemplo de cómo empresas públicas y privadas pueden aportar de forma conjunta y si bien, siempre hay espacios para la mejora, el papel de la Superintendencia de servicios públicos y las comisiones de regulación en agua potable y energía son dignos de destacar.

Quienes están hoy al frente del sector deben ser conscientes de la necesidad de modernizar los marcos normativos para adaptarlo a las nuevas realidades del país, ojalá construyendo sobre las cosas positivas y sin desconocer que las cosas buenas que hoy disfrutamos son producto del esfuerzo de muchas personas, varias instituciones y los cinco gobiernos que les han precedido.

César Caballero
Gerente Cifras y Conceptos
ccaballero@cifrasyconceptos.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado