César Caballero Reinoso
Columnista

De los decretos a los hechos

Si la idea del Gobierno es generar un gasto público contracíclico, ello debe suceder ya, y no en seis u ocho meses.

César Caballero Reinoso
POR:
César Caballero Reinoso
abril 19 de 2020
2020-04-19 08:41 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb68470a5ce.png

En el marco de la emergencia por el covid-19, el Gobierno Nacional expidió 142 decretos sobre variados temas, lo cual cumple con el propósito de este instrumento constitucional. No obstante, enfrentar esta pandemia requiere de cosas adicionales y una mayor rapidez por parte del Ejecutivo y de todos los demás actores públicos y del sector privado.

Este gobierno ha sido caracterizado por ser muy lento, y en estas circunstancias eso puede ser muy grave.

Al momento de escribir esta columna es claro que el flujo de liquidez que se les ha dado a los bancos no ha sido trasladado al grueso de los clientes; el sector salud, de los prometidos siete billones de pesos, no ha recibido un solo desembolso; el volumen de pruebas estimados necesarios por el gobierno aún está lejos de ser alcanzado y el aumento de las camas de Unidades de Cuidados Intensivos aún no es una realidad.

En este panorama de lentitud es reconfortante encontrar programas como la devolución del IVA e Ingreso Solidario.

En el primero, el gobierno reporta giros efectivos a 790.000 hogares de los dos millones previstos y en el segundo 1,16 millones, de la meta de tres millones. Esto significa que 1,9 millones de hogares, algo así como ocho millones de personas, ya recibieron un auxilio concreto, un avance muy importante.

Pero los decretos deben volverse acciones y pronto. La situación de las personas y las empresas está pasando de angustiante a catastrófica.

En los últimos días se han presentado dos encuestas. Una realizada por mi firma en hogares y otra por la Cámara de Comercio de Bogotá entre sus afiliados.

En ambas se observa con claridad la magnitud de lo que está sucediendo: los hogares reportaron que el 36% ha sufrido perdidas de su empleo; que el 72% de quienes tienen algún crédito no tienen como pagarlo; por el lado de las empresas la Cámara de Comercio reporta que 54% están trabajando al mínimo de su capacidad; el 72% ha tenido caídas en sus ventas, y el 34% disminuyó su volumen de empleados.

Estamos ante una contracción de demanda sin precedentes, que además de los decretos necesita hechos muy concretos. Entiendo el reto que esto significa y el deseo del gobierno de actuar acorde con la coyuntura, pero el ritmo de las ejecuciones y las acciones debe aumentar.

El ministro de Hacienda y casi todos los que han realizado estimaciones hablan de la necesidad de inyectarle a la economía cerca de $50 billones en gasto público. El gobierno hasta el momento ha anunciado 14 billones de pesos, donde están los siete para las deudas con el sector salud. Si la idea es generar un gasto público contracíclico, ello debe suceder ya, y no en seis u ocho meses cuando el aparato productivo del país esté destruido.

Los flujos de liquidez, las coberturas de riesgo, las caídas en los encajes, que ya fueron entregadas a los bancos, no están siendo trasladadas a sus clientes, y esa lentitud y parsimonia puede terminar siendo una estrategia suicida para el propio sector financiero.

Insisto, el gobierno debe pasar de los decretos a los hechos.

César Caballero
Gerente Cifras & Conceptos S.A.

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes