César Caballero Reinoso
columnista

Estaciones de gasolina y plazas de mercado

El Proyecto F, es una alianza de actores públicos y privados que intenta promover el uso de medios digitales de pago.

César Caballero Reinoso
POR:
César Caballero Reinoso
mayo 13 de 2019
2019-05-13 08:52 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb68470a5ce.png

Desde hace dos décadas, el país ha venido intentando disminuir el uso del dinero en efectivo y promover los medios de pagos digitales. El Proyecto F, es una alianza de actores públicos y privados que intenta promover el uso de medios digitales de pago. Hay avances y logros, pero no son insuficientes.

Una de las alternativas es la creación de ecosistemas en los cuales el efectivo no sea necesario. Para ello, se requiere confianza entre los actores, una cadena de proveedores y clientes establecida, mayor formalización de las relaciones comerciales y acceso al sector financiero. En el 2015 se llevó a cabo un piloto en Concepción, Antioquia, con el fin de ver cómo podría funcionar un ecosistema de pagos electrónicos en un territorio concreto.

De un estudio realizado por nuestra firma, para Asobancaria, Redeban y el Banco de la República, tengo el convencimiento de que las estaciones de gasolina son uno de esos ecosistemas donde el uso del efectivo puede disminuirse de forma radical. Las estaciones son empresas formales, están digitalizadas en la mayoría de sus transacciones, sus empleados son de nómina y los proveedores de su principal insumo, el combustible, son pocas compañías. El 86 por ciento tienen datáfonos. Además, el monto de las transacciones es en promedio de 50 mil pesos, lo cual aumenta la probabilidad de que el cliente use un medio electrónico para el pago del combustible.

Hoy, el 91 por ciento de los pagos por gasolina son en efectivo. Se requiere un estímulo a los compradores para que hagan uso de los datáfonos y realicen las transacciones por medios electrónicos. Una forma de hacerlo es vía precio. Por ello propongo que se establezca un valor diferencial, por ejemplo, de 100 pesos adicionales al pago de gasolina con efectivo. Ello se puede hacer por decreto y podría incentivar un mayor volumen de transacciones electrónicas. La infraestructura ya está, los empleados de las estaciones están entrenados y conocen cómo funcionan. El 9 por ciento de las transacciones se hacen con medios electrónicos de pagos. Esto, como se ha dicho ya, se puede disminuir los costos del sector, por varias razones: mayor agilidad en los pagos, menos riesgo frente a robos y disminución de la necesidad de transportar importantes volúmenes de dinero en efectivo.

El segundo ecosistema en el cual creo que puede hacerse, son las plazas de mercado. Si bien son altamente informales y muchos de sus actores no están bancarizados, tienen grandes ventajas. Primero los actores están concentrados en un lugar concreto. Segundo entre proveedores, vendedores y clientes, existe un alto nivel de confianza producto de su relación de transacciones comerciales.

El estudio citado señala dos costumbres muy arraigadas en nuestro país: la natillera o cadenas de ahorro (18 por ciento) y el regateo (42 por ciento) de los colombianos. En las plazas de mercado, ambos fenómenos están generalizados y si algún actor del sistema financiero desarrolla productos que promuevan la digitalización de estos elementos culturales podría desatarse el nudo. En la combinación de datos cuantitativos con información cualitativa se encontró que los colombianos “perciben el efectivo como un medio para generar relacionamiento social, un factor cultural que es muy propio de la dinámica social de los colombianos”.

César Caballero Reinoso
Director de Cifras de Conceptos
ccaballero@cifrasyconceptos.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes