César Caballero Reinoso
Columnista

Incertidumbre radical

Los problemas de incertidumbre radical no pueden ser resueltos con cálculos de probabilidades aplicables a los juegos de azar. 

César Caballero Reinoso
POR:
César Caballero Reinoso
abril 18 de 2021
2021-04-18 06:20 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb68470a5ce.png

Dos economistas curtidos en el mundo financiero y monetario reflexionan sobre sus creencias y la forma como han entendido su profesión. De allí surge un libro que en esencia es una crítica demoledora a la forma del ver el mundo por parte de los economistas y empresarios que creen en el dogma de fe de la escuela de Chicago.

Según los autores Johan Kay y Mervyn King, los economistas han olvidado la distinción entre el riesgo y la incertidumbre y han venido aplicando sus métodos y modelos a problemas que no se pueden definir en términos de probabilidades.

Para explicarlo proponen distinguir entre “Puzles and Mysteries”, entre el azar y los misterios, entre los juegos y los enigmas. La probabilidad fue desarrollada y es extremadamente útil para medir las probabilidades de problemas pequeños, cerrados y de resultado cierto, determinado y verificable: Esto es, cosas como los juegos de azar, ajedrez, las loterías. En ellos las reglas están claras y los comportamientos de los actores se mueven dentro de las fronteras de comportamiento establecidas. Allí la estadística y los modelos son poderosas.

Pero ¿que pasa cuando no nos enfrentamos a este tipo de juegos? Cuándo tenemos enfrente enigmas o misterios, donde debemos resolver problemas sin reglas preestablecidas y sin contar con buena información. En esto es útil la distinción entre el riesgo y la incertidumbre, entendida como “el resultado de nuestro conocimiento incompleto del mundo”. En este tipo de situaciones la estadística y los modelos, pueden ser útiles, pero menos y se requieren otras habilidades. Estos son el grueso de los problemas reales a los que nos enfrentamos las personas, los hogares, las empresas y los gobiernos.

Keynes, hace más de 80 años, señalaba que para una gran cantidad de problemas que involucran las expectativas y el conocimiento humano, el calculo de probabilidades simplemente no era posible. En esos caso, la mejor respuesta, según Keynes, es decir: “simplemente no se”.

Según los autores, Keynes y Knigth (otro economista) perdieron la batalla para poner la “incertidumbre radical” en el centro de los análisis económicos. En su lugar triunfó la visión de los individuos como simples maximizadores de su propia utilidad soñados en los modelos de comportamiento racional.

Los seres humanos resolvemos, continúan los autores, problemas pequeños en nuestro mundo cercano de una forma, con cálculos de riesgo que no siempre son conscientes. Pero al enfrentarnos a grandes problemas, debemos recurrir al conocimiento colectivo.

Los problemas de incertidumbre radical no pueden ser resueltos con cálculos de probabilidades aplicables a los juegos de azar y eso es algo que muchos se niegan a aceptar.

Recomiendo la lectura de este texto. “Radical Uncertainty” de John Kay y Mervyn King.

César Caballero Reinoso
Director de Cifras y Conceptos
ccaballero@cifrasyconceptos.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes