close
close
Francisco Miranda Hamburger
Editorial

A paso lento

Tras la reapertura de la frontera quedan tareas que requieren cautela empresarial como la construcción de confianza en pagos.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
septiembre 27 de 2022
2022-09-27 07:53 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Luego de siete años cerrada el pasado lunes quedó oficialmente abierta la frontera entre Colombia y Venezuela. Camiones cargados -con medicamentos desde el lado colombiano y con acero desde el lado venezolano- estrenaron el paso por el puente internacional Simón Bolívar en Villa del Rosario. Comerciantes, empresarios, ciudadanos y dirigentes políticos de ambas naciones han recibido con altas expectativas, y algunos temores, la reapertura fronteriza.

Sin duda el flujo comercial y peatonal a ambos lados de la línea binacional mejorará significativamente la calidad de los habitantes de las regiones de frontera. Solo el no tener que atravesar de un país a otro por trochas peligrosas y en manos de la ilegalidad, y la posibilidad de los vecinos de abastecerse de productos básicos constituyen en sí mismas importantes avances en la tranquilidad y el bienestar colectivo.

El acto simbólico del pasado lunes se enmarca asimismo en la estrategia diplomática del gobierno de Gustavo Petro para acercarse al régimen dictatorial de Nicolás Maduro, quien no asistió al evento. A la presencia del mandatario colombiano y de miembros de su gabinete ministerial no se correspondió una delegación del mismo nivel político y diplomático del lado venezolano. Todo esto a pesar de los ingentes esfuerzos de la Casa de Nariño de congraciarse con Caracas y con Maduro.

No son sencillos ni rápidos los desafíos que se vienen con esta reapertura a ambos lados de la frontera. Por ejemplo, a pesar de los anuncios y los permisos de las respectivas autoridades, la reanudación de los vuelos aéreos entre ambos países no se ha podido materializar. La aerolínea venezolana Turpial no pudo volar desde Caracas y, en Colombia, Wingo anunció que la entidad aérea vecina había suspendido su permiso de comercialización. La reintegración de los cielos vendrá, pero aún faltan detalles por ajustar.

La cautela entre empresarios y comerciantes -e incluso entre políticos- debe guiar el lento paso en que las relaciones económicas colombo-venezolanas se irán normalizando. El presidente Gustavo Petro anunció su aspiración de un comercio binacional que llegue a US$4.000 millones anuales al final de su cuatrienio y avanzar en un “mercado común en América”. Pasar de los actuales US$300 millones de intercambio a estos guarismos implica, en primer lugar, construir canales de confianza que hoy no existen.

La principal confianza tiene que ver con las garantías en los pagos. Los empresarios colombianos que se arriesguen a vender sus productos a clientes venezolanos necesitan del máximo apoyo y respaldo de su gobierno. Los beneficios políticos mutuos para el gobierno Petro y el régimen de Maduro con la reapertura son muchos y tangibles desde ya; no obstante, será el tránsito de los habitantes de la región, el dinamismo del comercio fronterizo y la confianza entre los protagonistas empresariales del intercambio binacional los fundamentos de una normalización sostenible.

Otro factor crucial para este proceso es el de la seguridad. El accionar de grupos criminales a lado y lado de la frontera es un asunto primordial que pondrá a prueba el compromiso diplomático de ambos gobiernos con la reapertura y la normalización. Si no se registran tanto en Colombia como en Venezuela mejoras tangibles en el frente de la delincuencia organizada, la criminalidad y la ilegalidad, no se podrá hablar de un proceso exitoso. Cautela y prudencia en los negocios y ventas debe guiar esta nueva etapa en las relaciones binacionales.

FRANCISCO MIRANDA HAMBURGER
framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes