Ricardo Ávila
Editorial

Al otro lado del Pacífico

Colombia no ha estado dentro de las prioridades de China en América Latina. La visita que comenzó Iván Duque a ese país, busca cambiar eso. 

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
julio 28 de 2019
2019-07-28 08:04 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Hay viajes presidenciales que son por compromiso o protocolo. Pero la visita de Estado a China que comenzó este domingo Iván Duque entra dentro de la categoría de lo estratégico. Dada la coyuntura mundial y la de América Latina, desplazarse al otro lado del Pacífico es un esfuerzo que vale la pena.

Las razones geopolíticas son claras. Ante las diferencias que separan a Washington y Pekín por cuenta de una guerra comercial que sigue sin solución, es conveniente enviar el mensaje de que por estas latitudes no soplan los vientos del proteccionismo. Al mismo tiempo, las más recientes proyecciones del Fondo Monetario Internacional confirman que la economía colombiana es una de las pocas que se destaca, con un pronóstico de crecimiento que es más de cinco veces del de la región.

Por otra parte, las cifras sugieren que no hemos estado en la lista de los lugares preferidos por parte de la dirigencia y las empresas chinas. En el 2018, los flujos de inversión extranjera directa que llegaron del país comunista ascendieron apenas a 32 millones de dólares, con lo cual el acumulado histórico quedó en 244 millones. El monto es muy bajo y le da al gigante asiático el puesto 32 en la lista.

En contraste, las sumas que han recibido Brasil, México, Argentina, Perú o Panamá, entre otros, son significativamente mayores. Lo anterior para no hablar del caso de Venezuela en donde se podría decir que el régimen chavista encontró un salvavidas gracias a los dólares de Pekín. Ecuador, aunque con montos menores, tampoco se queda atrás.

Aunque no hay duda de que gracias a su tamaño y poderío, China se encargará de recuperar el dinero comprometido, también es indiscutible que le habría ido mejor si le hubiera apostado a Colombia. El viento parece estar cambiando de dirección como lo sugiere el interés de varias compañías en proyectos de infraestructura como las concesiones viales de cuarta generación o el metro de Bogotá.

Hasta la fecha, el avance ha sido mucho más notorio en el plano comercial. El año pasado las exportaciones colombianas a los puertos chinos ascendieron a 4.173 millones de dólares, con un salto cercano al 90 por ciento. Esa dinámica suena muy bien hasta que se tiene en cuenta que la gran mayoría de lo facturado corresponde a productos del sector extractivo. Cuando se mira lo que no corresponde al ramo minero energético la suma llegó a 261 millones de dólares.

Junto a lo anterior hay una balanza comercial ampliamente deficitaria, pues el saldo en rojo supera los 5.000 millones de dólares anuales. Ello quiere decir que hay que hacer un esfuerzo mucho más decidido para abrir mercados, pues a fin de cuentas se trata de aprovechar el potencial de abastecer a 1.400 millones de consumidores.

El reto no es fácil, por cuenta de las diferencias culturales, la distancia o la barrera del idioma. Sin embargo, cuando se miran otras experiencias, salta a la vista que chilenos, peruanos, mexicanos, brasileños o argentinos nos llevan una inmensa ventaja a la hora de diversificar la canasta exportadora y explotar nichos de buen crecimiento.

En tal sentido, es muy posible que uno de los resultados concretos de la visita sea lograr que el aguacate colombiano pueda llegar a China, al igual que la carne de cerdo. Esta última muestra un enorme potencial no solo porque forma parte de la dieta corriente de la población, sino debido a que un virus ha diezmado el hato porcino.

Como sucede en estos casos lo importante es fomentar relaciones de largo plazo. Los encuentros con la comunidad de negocios o las citas con los más altos líderes en Pekín son un paso en la dirección correcta. El desafío futuro será darle seguimiento a los contactos a ver si conseguimos mejorar el intercambio y atraer inversiones del país más populoso del mundo.

Ricardo Ávila Pinto 
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado