Francisco Miranda Hamburger
Editorial

Apretar el ritmo

Aún falta coordinación y logística para alcanzar los niveles de vacunación requeridos para cumplir la meta de 2021.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
marzo 25 de 2021
2021-03-25 08:26 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Tras poco más de un mes de lanzado el plan nacional de vacunación, han sido miles los adultos mayores, sus familiares y el personal de salud que han compartido en las redes sociales imágenes de los momentos en que son inmunizados.

El optimismo colectivo que despertó el inicio de la vacunación en Colombia se reflejó tanto en la opinión ciudadana como en la percepción de las empresas e industrias. Encuestas como la de Pulso Social del Dane han mostrado un aumento en la intención de los colombianos de recibir la vacuna contra el coronavirus- 70 por ciento en la última medición, publicada ayer.

A Colombia han llegado más de 3,2 millones de dosis de vacunas Sinovac, Pfizer y AstraZeneca. De acuerdo al último reporte oficial de las autoridades sanitarias, se han asignado unas 2,63 millones y entregado efectivamente 2.216 millones.

El 62,3 por ciento de esas dosis- unas 1,38 millones- han sido aplicadas en los hombros de los colombianos. El número de ciudadanos que han recibido las dos dosis, es decir completamente inmunizados, supera los 74 mil.

Estos guarismos equivalen aproximadamente a unas 2,6 dosis por cada 100 personas. A nivel global se han aplicado casi 500 millones de vacunas que representan unas 6,4 dosis por cada 100 personas.

En el entorno latinoamericano Colombia ha venido superando en el nivel de vacunación a otras naciones que arrancaron primero. No obstante, las 2,6 dosis por cada 100 personas actuales lucen lejanas frente a las 48 dosis de Chile, 12 en Uruguay, 7,6 en Brasil y Argentina con 7,5.

Los reportes diarios de la vacunación en el territorio nacional reflejan las disparidades regionales en cuanto a las capacidades institucionales. Mientras departamentos como Cundinamarca y Bolívar registran la aplicación del 86,6 y el 76,2 por ciento de las dosis entregadas respectivamente, en Chocó, Putumayo y Guainía esos indicadores van en 46,9 , 41,8 y 41,1, por ciento.

Estas diferencias geográficas en las capacidades del sistema de salud no generan mayor sorpresa. De hecho, es tan solo uno de los riesgos de inequidad que debe superar el plan de vacunación.

Abordar estas brechas departamentales es el primer paso para aumentar los niveles actuales de vacunación diaria. Si bien Colombia cuenta con la capacidad de inmunizar entre 150 mil y 200 mil personas, hoy el promedio no llega a las 100 mil dosis.
De hecho, para cumplir la meta del Gobierno Nacional de vacunar en este año al 70 por ciento de la población- unos 35 millones de colombianos- los niveles de dosis diarias deben elevarse pronto, de manera rápida y sostenida.

Ni los retos de logística, distribución y aplicación ni los problemas de agendamiento y citas con las instituciones de salud deben sorprender a nadie. Estaban plenamente identificados desde antes de desplegar toda la operación del plan.

Otro aspecto a destacar es la urgencia de mejorar la eficiencia de la estrategia y lo que significa en términos de los principios de equidad que rigen el plan. En otras palabras, es momento que el Gobierno Nacional adopte medidas eficientes como la vacunación masiva sin agendamiento previo o adelantar el esfuerzo paralelo de las empresas privadas con un componente de solidaridad.

El primer mes de la vacunación le mostró al país y a la economía el poder del optimismo colectivo y de la esperanza en los hogares, las personas y las empresas.
Vacunación y reactivación económica son procesos y estrategias gemelas que se beneficiarían de una mejor eficiencia.

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes