Francisco Miranda Hamburger
Editorial

Arranca la Conversación

El nuevo mecanismo de diálogo social de Duque podría mitigar algo del descontento ciudadano. El desafío está
en los detalles.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
noviembre 24 de 2019
2019-11-24 08:41 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

El viernes pasado el presidente Iván Duque anunció en una alocución el inicio de una “Conversación Nacional” a partir de esta semana. La iniciativa es la respuesta oficial a la jornada de protestas de los últimos días que han evidenciado un creciente descontento ciudadano.

El primer mandatario invitó a los diversos sectores sociales y políticos a este nuevo espacio que discutirá la agenda socioeconómica y ambiental, la lucha anticorrupción y la política de Paz con Legalidad. Asimismo, se comprometió a que este proceso se diera en las regiones, con un cronograma claro y con el uso de medios electrónicos y mecanismos participativos.

La “Conversación Nacional” busca convertirse entonces en el mecanismo de diálogo social que muchos sectores sociales vienen exigiendo al Gobierno. Señalado de desconexión y con baja favorabilidad, el presidente le apuesta a estructurar una herramienta de discusión para que “todos podamos edificar un camino significativo de reformas”.

Tras una primera alocución en la misma noche del paro que no recogió la dimensión de los acontecimientos, el primer mandatario corrige tono y rumbo para sintonizarse con el malestar colectivo. Entiende la Casa de Nariño que la estrategia para abordar el descontento no es la misma que para enfrentar la oposición política.

Duque le está apostando a un diálogo social más allá de las fuerzas opositoras y que incluye tanto a los sectores críticos como a los que no marcharon. La agenda que el mandatario pondrá a discusión en la “Conversación Nacional” está acotada a esas temáticas y parte de la política social “vigente”. En otras palabras, hay disposición para dialogar pero el diálogo no es producto de la derrota o imposición política.

La alocución presidencial del pasado viernes dejó varios huecos que seguramente la Casa de Nariño deberá definir antes del arranque de la conversación. Por ejemplo, cuáles serán las caras visibles del proceso, cómo será la metodología detrás del mecanismo de diálogo y, en especial, cómo operará para la definición de las reformas a adoptarse.

Cabe recordar que parte del éxito de esta convocatoria presidencial está en que los ciudadanos sientan que son escuchados y que su descontento está generando cambios tangibles.

La “Conversación Nacional” tiene el potencial para convertirse en un punto de inflexión en la conexión del presidente Duque con los colombianos. Pero el diablo está en los detalles. Además del diseño metodológico de este nuevo instrumento de consulta, queda la duda de cómo se van a integrar los miembros del gabinete a este proceso. La falta de protagonismo de la primera línea del equipo de Gobierno en esta crisis de gobernabilidad ha sido notoria.

Un segundo aspecto tiene que ver con el aterrizaje de los anuncios. Los huecos del mecanismo deben ser llenados pronto para que esté listo este miércoles. La Casa de Nariño no debe dejar perder el sentido de urgencia de esta convocatoria. No se puede olvidar que las protestas continuas golpean duramente la economía. Tras un mes de movilizaciones, Chile va camino a una caída de su PIB y a una posible contracción en el primer trimestre de 2020.

Al apostarle a un mecanismo de esta naturaleza, el presidente Duque debe ser consciente de que la “Conversación Nacional” impactará sus discursos y su narrativa. Asimismo, su agenda y el tono de sus mensajes deberá reflejar ese esfuerzo de diálogo social al que estará volcada toda su administración.

Esta plataforma no garantiza que los cacerolazos paren ni que el Gobierno recupere su credibilidad. Tampoco que Duque consiga los interlocutores que necesita para su conversación. Pero es un espacio que los ciudadanos podrán aprovechar. Que arranque la “Conversación Nacional”.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes