Ricardo Ávila

Un asunto de costos

Ricardo Ávila
Exdirector de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
agosto 29 de 2013
2013-08-29 02:09 a.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Si alguien en el Gobierno se hubiera tomado el trabajo de leer con calma los resultados de la Encuesta de Opinión Empresarial Agropecuaria (Eoea), que realizan varios gremios y entidades, y cuyos resultados más recientes se conocieron el pasado 15 de agosto, tal vez se hubieran podido tomar, de forma preventiva, las medidas que el propio Ejecutivo ahora anuncia, presionado por el paro que completa diez días de duración y que ha detenido las actividades en varias regiones del país. Si bien el sondeo se hizo entre cultivadores y ganaderos grandes y medianos, sus conclusiones habrían servido también para entender la actitud de la población campesina que espera medidas concretas para levantar los bloqueos.

Y es que según el ejercicio, “por primera vez en cinco años, la opinión de los productores agropecuarios sobre su situación económica indica un pesimismo sin precedentes”. De tal manera, 43 por ciento de los interrogados consideró que en el trimestre pasado su realidad fue mala, lo cual implica un salto de 16 puntos porcentuales en relación con igual periodo del 2012. Las peores calificaciones las dieron quienes se dedican al café y a los cultivos semestrales, entre los cuales se encuentran la papa y la cebolla.

Las razones del preocupante parte entregado fueron, ante todo, dos. De un lado, los precios no han respondido de la forma esperada y se han sostenido bajos, algo que puede ser muy bueno a la hora de mantenerle la rienda corta a la inflación, pero que no le ayuda al bolsillo de los empresarios del campo. El segundo factor tiene que ver con el costo de los insumos, que tiene un peso del 80 por ciento entre el capítulo de los costos totales.

Por tal motivo, si quiere reaccionar de forma urgente, la administración Santos debe concentrarse en el segundo punto y no en el primero. Más allá de las alzas individuales que se han visto en ciertas plazas de mercado, la solución al problema actual no pasa por encarecer la comida, algo que generaría reacciones negativas en la población urbana -especialmente la de menores ingresos-, que dedica una alta proporción de lo que gana a la compra de alimentos.

En consecuencia, el acertijo a resolver es el de los costos, en el cual son claves los fertilizantes en los que se utilizan elementos como nitrógeno, fósforo y potasio. La preocupación al respecto no es nueva. De hecho, en marzo del 2009, el equipo económico de Álvaro Uribe aprobó un documento Conpes que tenía como propósito definir una política sobre los primeros y que reconocía las debilidades del país en este frente, debido a que una porción minoritaria de los insumos que se emplean tienen origen local, con lo cual deben ser importados.

No es claro qué pasó con las recomendaciones que se hicieron en su momento. Pero a la luz de las quejas de los agricultores es evidente que los inconvenientes expresados en dicha ocasión siguen sin resolverse. El asunto es crucial porque el peso de este rubro dentro de los costos totales oscila entre el 15 y EL 30 por ciento de los cultivos más significativos.

Ante esa situación, es indiscutible que la agenda que debe ser puesta en marcha pasa por una política para reducir el valor de los fertilizantes, algo que posiblemente tiene que ver menos con el valor de estos al salir de la fábrica y más con los eslabones en la cadena de comercialización que los encarecen. A lo anterior, hay que agregar el precio de los agroquímicos, que también generan quejas. La lista podría incluir también el control de prácticas oligopsónicas, pues es frecuente encontrar casos de muchos productores y pocos compradores en el lado industrial o de procesamiento.

Y el esfuerzo no se puede detener ahí, pues a las disposiciones de corte transversal también hay que agregarle el anhelado censo agropecuario que sigue sin ver la luz. Sin embargo, lo que opinan los expertos es que hay una hoja de ruta para desactivar los paros. Hay que empezar a recorrerla.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Twitter: ravila pinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes