Ricardo Ávila
Editorial

Bien, por ahora

El mensaje que envió el Fondo Monetario sobre Colombia es de calma en el corto plazo, pero sin olvidar la parte fiscal y otros asuntos clave. 

Ricardo Ávila
Exdirector de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
marzo 11 de 2019
2019-03-11 10:20 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Aunque la atención del país estaba volcada hacia otros temas, los analistas tomaron atenta nota del comunicado de la misión técnica del Fondo Monetario Internacional que, como todos los años, vino a tomarle el pulso a la economía colombiana. Ese primer reporte da una indicación del tono que llevará el informe definitivo que debería ser publicado en mayo, una vez sea examinado por el directorio de la entidad multilateral.

A primera vista, no hay de qué preocuparse en el corto plazo. El mensaje inicial es que el crecimiento está ganando velocidad y debería llegar a 3,5 por ciento en el 2019, una cifra que supera en dos décimas la proyectada a finales de enero. La razón de esa aceleración es el buen comportamiento del consumo interno, combinado con una esperada recuperación de la inversión empresarial.

Si bien las exportaciones no repuntan con fuerza, en parte por la volatilidad de los precios del petróleo, hay otras circunstancias favorables. En concreto, las presiones inflacionarias están bajo control y las tasas de interés permanecen en niveles bajos. La Ley de Financiamiento le envía una señal positiva al sector privado, algo que debería traducirse en una mayor demanda de crédito. De otro lado, hay cierta preocupación por los desequilibrios externos, más allá de que se han podido financiar sin problemas hasta ahora.

El FMI le dedica un párrafo a lo hecho por Colombia frente a la crisis humanitaria de Venezuela. Además de alabar el apoyo a los migrantes, el punto es que esa política tiene un costo, calculado en medio punto porcentual del PIB, lo que equivale a unos cinco billones de pesos. No obstante, es importante señalar que con el paso del tiempo esta llegada masiva de personas aumentará el potencial de crecimiento de la economía.

Los observadores no pasaron por alto el acápite titulado “un aumento de los desafíos fiscales en el horizonte”. De un lado, el Fondo abre una puerta para que el déficit de las finanzas públicas sea mayor del ya definido por la regla fiscal, si se puede argumentar que atender el desafío migratorio vale más o implica erogaciones persistentes. Esa mayor flexibilidad le daría algo de aire a la administración Duque, que está obligada a hacer recortes importantes, aunque está clara la advertencia de que la camisa de fuerza podría aflojarse, pero de manera temporal.

En ese contexto, hay una alarma que se enciende con respecto a la sostenibilidad de las cuentas estatales, sobre todo porque las nuevas normas tributarias pueden afectar negativamente los ingresos del fisco. Como alternativas, el FMI plantea elevar de manera gradual el recaudo tributario hasta el equivalente de dos o tres puntos porcentuales del PIB. Simplificar las reglas de juego tributarias, eliminar los regímenes especiales o ampliar la base de personas obligadas a declarar renta e IVA, son opciones, aparte de mejorar la Dian.

Un camino complementario es trabajar en una mayor eficiencia del gasto público, siguiendo las recomendaciones de la Misión sobre el tema. Una mejor orientación de los subsidios energéticos o una selección más adecuada de los proyectos financiados por la inversión pública, son puntos que se mencionan específicamente.

Por último, hay una insistencia en las reformas estructurales orientadas a promover el crecimiento incluyente y mejorar la competitividad externa. Las propuestas contenidas en el plan de desarrollo son bien recibidas, comenzando por los énfasis en legalidad y emprendimiento. Tampoco se olvida el requisito de meterle el diente a las pensiones, algo “que sigue siendo crucial”.

Todo lo anterior deja varias sensaciones. La primera es que este año las cosas pintan bien. La segunda, que hay inquietudes a partir del 2020. Y si Colombia no hace la tarea, vamos a tener más de un dolor de cabeza, de ahí en adelante.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes