Francisco Miranda Hamburger
Editorial

Carrera por la Casa Blanca

Hoy arrancan las elecciones primarias en Estados Unidos con una ligera ventaja para el presidente Donald Trump.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
febrero 02 de 2020
2020-02-02 05:00 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Con las primarias en el estado de Iowa hoy arranca de manera oficial la campaña presidencial en Estados Unidos. Son nueve meses, hasta el 3 de noviembre, en el que el presidente Donald Trump buscará su reelección, mientras que los demócratas intentarán regresar a la Casa Blanca.

La atención del mundo estará puesta no solo sobre los mensajes y el estilo de campaña que desarrollará Trump, sino también sobre quién será el estandarte escogido por el partido Demócrata para destronarlo. De hecho, desde hoy hasta junio los opositores irán a las urnas en sus elecciones primarias para elegir su nominado.

Son 11 los precandidatos que hoy están compitiendo por enfrentarse a Trump en los comicios generales del segundo semestre. Hay de todo: 4 senadores en ejercicio, tres empresarios ricos incluido Michael Bloomberg, un exvicepresidente, un alcalde de una pequeña ciudad, un exgobernador y una representante a la Cámara.

Si bien el compañero de fórmula del presidente Barack Obama, Joe Biden, ha venido liderado las encuestas, los senadores Bernie Sanders y Elizabeth Warren lo siguen de cerca.

La carrera por la Casa Blanca de 2020 tiene varios elementos especiales. En primer lugar, en la campaña anterior, hace cuatro años, el magnate inmobiliario y estrella de reality, Donald Trump, venció sorpresivamente a Hillary Clinton con un mensaje populista y nacionalista, y rompiendo todas las convenciones y reglas. Tras tres años en el poder, Trump ya no cuenta con ese “factor sorpresa” que lo impulsó en 2016.

Un segundo aspecto surge de la polarización que no solo impulsó a Trump en su primera campaña, sino que se ha profundizado y agravado durante su gobierno. La Casa Blanca ha desplegado un mensaje duro frente a los inmigrantes y otros grupos poblacionales, así como un fuerte reversazo a medidas ambientales y de protección de derechos de su antecesor Obama.

Tercero, la campaña presidencial 2020 será la primera vez en la historia de los Estados Unidos en que un presidente enjuiciado políticamente busca su reelección. En estos momentos se desarrolla en el Senado norteamericano un juicio político, impeachment en inglés, en contra de Trump, la tercera vez que sucede en 230 años de vida republicana.

Este miércoles lo más seguro es que la mayoría republicana en la Cámara Alta absuelva a Trump de los dos cargos que se le acusan.

Aunque una mayoría de estadounidenses, el 51 por ciento según Real Clear Politics, desaprueba la gestión de la Casa Blanca y el 55 por ciento considera que su país va por mal camino, Trump arranca la campaña con una ligera ventaja.

La polarización ideológica en un sistema bipartidista como el norteamericano favorece el mensaje del gobierno actual. Trump cuenta con el respaldo de más del 90 por ciento de los votantes republicanos. Por eso, la inmensa mayoría de los congresistas de su partido no se atrevieron a condenarlo en el juicio.

Además, el presidente Trump ha cumplido en términos generales con sus promesas económicas. Estados Unidos experimenta el más largo período de expansión económica registrado, así como la tasa de desempleo más baja en 50 años. Si bien la emergencia del coronavirus ha golpeado los mercados, las acciones han tenido un buen desempeño bajo Trump.

Contraviniendo todas las recomendaciones de los economistas, la Casa Blanca ha endurecido su política comercial ante el mundo y su pulso con China desaceleró el intercambio global. No obstante, logró renegociar el tratado de libre comercio con México y Canadá, Nafta, y firmar un acuerdo de primer fase con el régimen de Pekín que mejorará las ventas agrícolas estadounidenses.

Si bien quedan muchas dudas sobre las ganancias de Estados Unidos en esa tregua con China, el déficit comercial no ha bajado y la situación fiscal ha empeorado, para la mayoría de los votantes el manejo económico de Trump es bien evaluado.

Por ahora los demócratas van a las urnas hoy en Iowa y empieza el camino para la escogencia del candidato de la oposición. La competencia por la Casa Blanca apenas arranca.

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes