Ricardo Ávila
Editorial

Cita en la cumbre

El encuentro de las cabezas de los países que integran el G20, programado a finales de esta semana en Osaka, es clave para la economía mundial.

Ricardo Ávila
Exdirector de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
junio 25 de 2019
2019-06-25 09:18 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Para los periodistas que cubren este tipo de eventos, todas las cumbres presidenciales se parecen. Más allá de tener a un puñado de líderes bajo el mismo techo, lo usual es que los comunicados conjuntos que se expiden al final ya se hayan negociado con el fin de evitar sorpresas. Puesto de manera coloquial, los personajes se juntan para tomarse la fotografía, una vez los cancilleres y demás miembros de los respectivos equipos ministeriales han hecho el trabajo de conciliar posturas.

Sin embargo, los encuentros de alto nivel tienen un atractivo fundamental. Este consiste en la posibilidad de hacer citas de orden bilateral con el propósito de limar asperezas y fortalecer relaciones. En eso consiste el interés que despierta la convocatoria de presidentes y primeros ministros de las naciones que conforman el Grupo de los Veinte, que se reunirá a finales de la presente semana en la ciudad japonesa de Osaka.

Aparte de quienes llegan por derecho propio también estarán presentes otros jefes de Estado y de Gobierno, además de las cabezas de las instituciones multilaterales más conocidas. La ocasión servirá para darle un repaso a la situación de la economía global, justo cuando hay más indicios de que existe una desaceleración en marcha.

No obstante, los ojos de la opinión estarán puestos en las conversaciones a puerta cerrada que sostengan los mandatarios de Estados Unidos y China. Tras varios meses de haberse desatado una guerra comercial con consecuencias que empiezan a sentirse a ambos lados del Pacífico, muchos anhelan que la sensatez regrese y que ambas potencias consigan entenderse.

Tal como ocurre en estas circunstancias, las señales son contradictorias. Las discusiones adelantadas con el fin de ponerse de acuerdo respecto a un texto común, han estado marcadas por el disenso. Debido a ello los diplomáticos buscan un lenguaje que sea constructivo y a la vez reconozca las dificultades actuales, lo cual es todo un desafío.

De otro lado, están quienes le apuestan a la supuesta química que hay entre Donald Trump y Xi Jinping. Los encuentros sostenidos por ambos líderes en el pasado se han destacado por su cordialidad, algo que enciende una luz de esperanza para que cesen las hostilidades de lado y lado. No obstante, vale la pena tener en cuenta que los procesos de decisión en Washington son distintos a los de Pekín. Creer que todo se solucionará con un apretón de manos, es pensar con el deseo.

Debido a ello, los mercados están en vilo. El alza reciente en los precios de las acciones, ya sea en la bolsa de Nueva York o en la de Shanghái, se cimenta en que aparezca el humo blanco. En el mejor de los casos, los antagonistas de hoy se comprometerían a cerrar un trato en cuestión de semanas, mientras se suspende el alza en los aranceles.

En caso de que suceda lo contrario, podría venir un coletazo. Quizás el único refugio es que el Banco de la Reserva Federal en Estados Unidos parecería inclinarse a recortar su tasa de interés, aunque en menor proporción de lo que apuestan los analistas. En los cálculos también hay que incluir a Trump, quien el lunes se vino lanza en ristre contra la entidad, a la cual acusó de no saber lo que está haciendo.

Si bien mirará los toros desde la barrera, Colombia no debería ser indiferente ante lo que pueda suceder en Osaka. Tanto el acceso a otros mercados, como la liquidez en los mercados financieros internacionales y el precio del dólar ante las monedas de las naciones emergentes, estarán influenciados por el desenlace de la cumbre.

No menos importante es que prime el espíritu de cooperación ante eventuales obstáculos en el camino. Falta ver si un eventual mensaje de concordia logra cambiar las perspectivas de una economía mundial, cuyos prospectos son mucho menos optimistas ahora que seis meses atrás.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes