Francisco Miranda Hamburger
Editorial

¿Ciudadanos culpables?

Sin justificar a quienes no se protegen, responsabilizar al ciudadano no puede convertirse en el credo para enfrentar el segundo pico. 

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
enero 05 de 2021
2021-01-05 07:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Ayer tres populosas localidades de Bogotá -Usaquén, Suba y Engativá- entraron a una nueva ronda de confinamientos estrictos para reducir la disparada de contagios del coronavirus en la capital.

Alrededor de 2,7 millones de habitantes inauguraron este regreso a las cuarentenas sectorizadas, bajo un diseño prácticamente idéntico al aplicado el año pasado. El retorno de estas restricciones, que incluyen toques de queda y ‘picos y cédula’ cobijó no solo a Bogotá, sino también a departamentos como Cundinamarca, Antioquia y el Valle del Cauca.

El 2021 arranca así con un escenario similar al de mediados de 2020: millones de colombianos confinados en sus casas, cierres de establecimientos comerciales, prohibiciones de muchas actividades cotidianas e impactos en las economías regionales más importantes aún sin establecer.

Estos primeros días del nuevo año han sido un recordatorio brutal tanto de que el coronavirus sigue afuera sin control como de que la vacunación todavía se demora en llegar. Las promesas de los gobernantes acerca del fin de las cuarentenas fueron solo eso: promesas que no aguantaron el arribo del segundo pico de contagios.

Un pico que no debería sorprender a nadie. En las últimas semanas tanto el número de casos de coronavirus como el de fallecidos aumentó en los reportes del Ministerio de Salud en medio de las advertencias de las autoridades y los llamados al autocuidado de los ciudadanos. En paralelo a los contagios, la tasa de ocupación de las unidades de cuidado intensivo, especialmente en Bogotá, superó el 75 por ciento y disparó las alarmas.

No obstante, las autoridades nacionales y los gobiernos locales como Bogotá han señalado a los ciudadanos como los principales responsables del regreso de las cuarentenas y demás restricciones. La narrativa oficial ha sido clara: los “malos comportamientos” ciudadanos explican tanto la llegada al segundo pico en Bogotá, Medellín y Cali como el inevitable confinamiento.

Que la indisciplina ciudadana en las fiestas decembrinas constituyó un factor del reciente aumento en los contagios es indiscutible. Reuniones familiares extendidas, eventos públicos sin distanciamiento y hasta fiestas ilegales contribuyeron a acelerar el ritmo de la pandemia.

Este comportamiento irresponsable no tiene ninguna defensa ni justificación. Sin embargo, culpar al ciudadano se está convirtiendo peligrosamente en el credo dominante en la política para enfrentar esta disparada de casos.

Tanto el Gobierno Nacional como las alcaldías de Bogotá, Medellín y Cali tuvieron meses enteros de un ‘llano’ en la curva de contagios para prepararse para la llegada de este nuevo pico de casos.

Preparación en distintos frentes como las UCIs, el despliegue de rastreo y seguimiento y un monitoreo más estricto a las EPS es lo que hoy hace falta. El autocuidado ciudadano es clave en reducir el riesgo de contagio, pero es limitado y no elimina completamente esa amenaza.

No se trata de controvertir la necesidad de introducir una nueva oleada de restricciones, sino de recordar que la indisciplina ciudadana no sustituye la responsabilidad de los gobiernos nacional, distrital y local en el diseño de la respuesta al contagio. Regresar al mismo paquete de instrumentos restrictivos del año pasado representa el fracaso tanto de la estrategia sanitaria como de la cultura ciudadana. Con más gravedad en el caso de medidas como las cuarentenas sectorizadas, cuya efectividad en balancear impactos sanitarios y económicos fue puesta en duda. De hecho, su aplicación frenó el ritmo de reactivación de la economía capitalina.

¿Son estos los últimos cierres? ¿Estamos en la línea final y es el último esfuerzo? Tampoco eso es claro.

Francisco Miranda Hamburger
framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes