Francisco Miranda Hamburger
Editorial

Colombia: 50 millones

Este hito demográfico debe disparar acciones y decisiones sobre políticas pendientes en ciudades, vejez, infraestructura y empleo. 

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
febrero 12 de 2020
2020-02-12 08:54 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Este miércoles en la mañana, de acuerdo a una interpolación basada en la proyección del Dane a partir del censo 2018, Colombia alcanzó los 50 millones de habitantes.

Más allá del número redondo, este hito demográfico debe disparar una serie de reflexiones tanto sobre las consecuencias sociales y económicas de este crecimiento poblacional, como de las políticas y las decisiones necesarias para atender esta dinámica.

La fotografía de la Colombia de 2020 se construye obviamente en comparación con el 2005, el censo anterior al realizado en 2018. Fueron 15 años donde el país aumentó su población un 17 por ciento, poco más de siete millones. Es decir, en tres lustros Colombia sumó el equivalente a una metrópoli como Bogotá.

El país ya no tiene el mismo rostro juvenil de censos anteriores. En 2005, tres de cada diez habitantes eran menores de 15 años, mientras que hoy ese bloque poblacional representa el 22,6 por ciento. En concordancia, los colombianos de la tercera edad, mayores de 65 años, pasaron de 6,3 por ciento al 9,1 por ciento. En otras palabras, Colombia envejece.

Estos cambios en la pirámide poblacional deben implicar un abordaje mucho más urgente a debates como el del régimen laboral y del sistema de pensiones. Los impactos de estas transformaciones se reflejan en las más variadas áreas: desde el futuro del empleo, hasta la necesidad de asegurar políticas de asistencia a los adultos mayores, pasando por la carga que hoy tendrán los jóvenes para sostener a los mayores.

Es momento de revisar el paquete de políticas sociales y económicas que hoy se están desarrollando para cada una de las etapas de la vida de los colombianos: niñez, infancia, adolescencia, juventud, adultez y la vejez.

Una sociedad con un peso creciente de los adultos mayores debe hacerse las preguntas correspondientes al bienestar y a la protección de la salud y del ingreso de los ancianos. Pero, cuando al mismo tiempo se experimentan demandas fuertes de los más jóvenes sobre su futuro, su educación y sus expectativas, el país enfrenta desde la política, la economía y lo social delicados equilibrios para mantener.

Otro aspecto derivado de los cambios demográficos se relaciona con la ubicación de la población en el territorio. Los números del censo 2018 reflejan la concentración de los habitantes en unos cuantos polos donde hay desarrollo, trabajo y oportunidades, mientras que amplias regiones siguen con poca población.

No obstante, la Colombia de 2020 es una nación con un puñado creciente de ciudades intermedias, entre 100 mil y un millón de habitantes. Las capitales del Caribe, así como ciudades cerca de dinamismo agrícola o de industrias extractivas, entre otras, encabezan el aumento poblacional.

No todas estas urbes están atrayendo las dinámicas económicas necesarias ni desplegando las políticas urbanas requeridas para un desarrollo ordenado y planeado.

Tanto el número de habitantes en Colombia como su distribución en el territorio están ya generando crecientes demandas de servicios públicos básicos, construcción de viviendas, infraestructura social y puestos de trabajo.

Esta fotografía de la Nación incluye en esta ocasión al flujo de más de 1,5 millones de migrantes venezolanos, más los colombianos retornados de los últimos años. De hecho, los departamentos donde se registran los mayores saltos en la población en 2019 son los fronterizos.

La migración venezolana ya le está cambiando el rostro al país y se suma a otros fenómenos como la reducción en el tamaño de los hogares y el dramático desequilibrio regional. Las políticas pendientes hacia los migrantes, el desarrollo urbano y territorial, las pensiones y el empleo y la asistencia a la vejez son hoy una urgencia mayor.

Francisco Miranda Hamburger
framir@portafolio.co
Twitter: @pachamiranda

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes