Ricardo Ávila

Competir consigo mismo

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
octubre 28 de 2013
2013-10-28 12:34 a.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Es muy posible que en el más de medio siglo que lleva creada la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) nadie haya utilizado el símil expresado por Juan Manuel Santos el viernes, tras reunirse con su secretario general, Ángel Gurría. Según el Presidente de la República, el haber lanzado oficialmente el proceso de adhesión de Colombia a la entidad multilateral que hoy integran 34 naciones “es como clasificar al Mundial de Fútbol”.

Para el mandatario, la razón es que lo ocurrido en uno y otro caso “es ingresar a ese grupo de los mejores y competir en ese grupo de los mejores”. Sin embargo, aunque el entusiasmo del inquilino de la Casa de Nariño es explicable –quizás porque ambos propósitos se encontraban en los 110 puntos propuestos en la campaña electoral del 2010– las comparaciones deberían terminar ahí.

La razón es que a diferencia de lo que pasa en el mundo del balompié, en el de la Ocde las motivaciones son otras. Más que tratar de superar a los demás, el objetivo es comparar y ser comparado a la hora de escoger las políticas públicas más efectivas, con el fin de mejorar la situación de los habitantes del planeta. Tal como dice la misión de la institución parisina, los gobiernos tienen un foro “en el que pueden conjugar sus esfuerzos, compartir sus experiencias y buscar soluciones a problemas comunes”. Por lo tanto, si de competir se trata, cada uno lo hace consigo mismo.

Tampoco es válido pensar que para llegar al punto en el que estamos, Colombia tuvo que batirse con alguien en particular y dejar a otros aspirantes tendidos en el campo. Si algo se premió en este caso fue la persistencia gubernamental que tocó las puertas, tendió puentes y mostró toda la voluntad del caso para convertirse en miembro con plenos poderes del club de naciones, algo que debería pasar en el 2015.

Para que ese objetivo se convierta en realidad, tendrán lugar una serie de procesos de revisión en 23 áreas temáticas. Estas comprenden asuntos como inversión, mercados financieros, competencia, gobernanza pública, estadísticas, educación, empleo, salud o política del consumidor, entre otros. Una vez las opiniones técnicas sean emitidas se producirán conceptos que tendrán que ver con la voluntad colombiana de adoptar instrumentos legales que concuerden con los de la Ocde y con una evaluación de políticas y prácticas en comparación con los estándares de la organización.

Cuando ese proceso concluya es posible que se den recomendaciones tanto de incorporar cambios a la legislación, como de política. En el caso de los primeros, hay la posibilidad de aceptar las sugerencias con o sin cortapisas, así como de rechazarlas. En lo que hace a las segundas, el margen de maniobra es mucho más amplio, pues a decir verdad el concepto de condicionalidad no aplica en este caso.

En tal sentido, es bueno insistir en que la puerta que abre la Ocde no garantiza el resultado. Dependiendo de lo que se aplique o se deje de aplicar, el país estará más cerca o más lejos del mejor referente disponible, pero si decide hacer caso omiso de los consejos que se le dan no va a ser castigado.

Así las cosas, la oportunidad consiste en aprender y tener la voluntad de enmendar la plana en múltiples temas, contando como herramienta con buenos diagnósticos emitidos por una gran cantidad de expertos. En diversos momentos, tener ese insumo puede ser un acicate para un país que en más de una ocasión pierde su ánimo reformador y prefiere mantener el statu quo a sabiendas de que no ha hecho la tarea.

De tal manera, es bueno insistir que la responsabilidad de hacer las cosas bien está en manos de las instituciones colombianas. Y que tal como ha sucedido en el pasado, la posibilidad de conseguir tasas de crecimiento más altas o una nación más justa y en paz depende del partido que se juegue aquí. No de lo que pase en París.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portarfolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado