Ricardo Ávila

A cosechar lo sembrado

Ricardo Ávila
Exdirector de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
marzo 29 de 2012
2012-03-29 04:27 a.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

No ha sido bueno el arranque del año para los caficultores. La mezcla de bajos niveles de producción y precios en descenso ha llevado a más de uno a expresar su insatisfacción sobre la situación.

En respuesta, el Congreso hizo sonar la voz de alarma y en diferentes departamentos los dirigentes locales han elevado el tono de sus quejas.

No obstante, mientras la temperatura sube, el gremio mantiene la calma.

Así quedó en evidencia hace un par de días cuando el gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Luis Genaro Muñoz, estuvo presente en el Capitolio y dio explicaciones que hicieron ver un poco menos crítica la coyuntura.

Lo anterior no quiere decir que el panorama esté despejado. El año pasado, la producción interna descendió hasta 7,8 millones de sacos de 60 kilos, un nivel muy distante de los 12,6 millones registrados en el 2007.

Al mismo tiempo, el precio interno del grano -que responde a las cotizaciones internacionales- está ahora en apenas 710.000 pesos por carga, 32 por ciento menos que hace 12 meses.

Eso quiere decir que, de seguir las cosas como están, el valor de la cosecha que llegó a 4,9 billones de pesos en el 2011, podría ser muy inferior en el presente ejercicio.

Un bajón de tal magnitud golpearía el ingreso de los 2,3 millones de personas que en Colombia derivan su principal sustento del cultivo del grano.

Las causas de lo sucedido son varias. A nivel local, las sucesivas olas invernales han influido sobre la floración de las plantas.

Adicionalmente, existe un gigantesco programa de renovación de cafetales en marcha -que están siendo remplazados por variedades más resistentes- que en la práctica ha disminuido las zonas en producción.

Por su parte, en el frente internacional, las cotizaciones han disminuido al ubicarse en menos de 1,9 dólares la libra. Esto ha sucedido -al decir de los conocedores- más por razones relacionadas con la formación de precios en la bolsa de Nueva York, que con una abundancia del producto.

De hecho, existe un nivel de inventarios relativamente pequeño, ante lo cual los pronósticos hablan de un repunte por encima de los 2 dólares en un tiempo corto.

Si esas apuestas se cumplen, es posible que el país logre pasar el chaparrón sin mayores dificultades.

Para comenzar, es bueno tener en cuenta que en estos meses la producción llega a sus niveles más bajos por factores estacionales. Sumado a ello, el final del fenómeno de ‘La Niña’ ha elevado las esperanzas de que la producción vuelva a elevarse en el segundo semestre, con lo cual el 2012 terminaría con un resultado muy similar al del año pasado.

En un escenario de mayor plazo, la Federación insiste en que todas las condiciones están dadas para que Colombia recupere el terreno perdido y se acerque a promedios de 14 millones de sacos anuales.

La base de la promesa es el aumento en el área sembrada, que asciende a 921.100 hectáreas, un 6 por ciento más que en el 2007.

Mientras esto ha sucedido, también ha tenido lugar una redistribución importante de las áreas productoras, cada vez más concentradas en la parte sur del territorio nacional.

El cambio ha acentuado al café como un cultivo de pequeñas parcelas, en donde el tamaño medio de la explotación asciende a 4,5 hectáreas. El censo cafetero revela que el 96 por ciento de los cultivadores del grano entra dentro de esta categoría.

Bajo los parámetros anotados, todo hace pensar que los malos años están cerca de terminar. Es ese el motivo principal por el cual la dosis de paciencia ha sido ampliada, pero es bueno recordar que esta no es infinita. Debido a ello, los observadores estarán atentos a lo que pase a finales del 2012, cuando una parte importante de los cafetales nuevos empiece a producir. Y sólo hasta que eso suceda volverá del todo la tranquilidad a una actividad que merece cosechar lo sembrado.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes